Victoriano Estalayo: DE CANTABRIA A MAUTHAUSEN, EL VIAJE SIN RETORNO

Un lector, Fernando R. Estalayo, nos ha escrito contándonos la escalofriante historia de su tío Victoriano Estalayo Montes, que tras luchar en diversas batallas, no pudo sobrevivir al infierno de los campos de exterminio nazis. Nos dice “Este trabajo ha supuesto para mí una obligación moral y un homenaje para la memoria de quien luchó durante su corta existencia por los ideales de la legalidad y la libertad, pagándolo con su vida”.

Hemos escrito en otras ocasiones sobre los  CIUDADANOS DE LAS MERINDADES EN LOS CAMPOS DE MAUTHAUSEN Y GUSEN. y sobre Felipe Angulo, miliciano de Mena muerto en Gusen.

En este caso el ciudadano no es de Las Merindades, es del pueblo vecino de Las Rozas de Valdearroyo con el que compartimos el Pántano de Ebro y mucho más, realmente las “fronteras” no se cierran a la humanidad. Nos resulta un placer recoger esta historia, al igual que otras que nos habéis ido mandando, ya que estos pequeños homenajes hacen que su sufrimiento no caiga en un saco roto, además de rescatarles del olvido. Os animamos a que escribais las historias de vuestros mayores TOMA PARTIDO, HAZ ALGO!.

HISTORIA  DE VICTORIANO  ESTALAYO MONTES

«los  hombres  no  se  mueren  por  completo  mientras   alguien  se empeñe en recordarlos»

Nació el 23/01/1913 en Las Rozas de Valdearroyo (Cantabria) Deportado a Mauthausen el 28/06/1941. Prisionero Nº 5.160 Falleció en Mauthausen / Gusen el 30/11/1941 Investigación, documentación e información facilitada por: Fernando Rodríguez Estalayo (sobrino)

Victoriano Estalayo nació en la casa familiar del pueblo campurriano de Las Rozas de Valdearroyo (Santander) a las dos de la mañana del 23 de enero de 1913. Era hijo de Santiago Estalayo Díez y de Francisca Montes Crespo. Estudió pasando su infancia y adolescencia junto a sus padres y hermanos en dicho pueblo de Campoo. Como salida laboral Victoriano aprende el oficio de panadero.Con profundos principios humanos y sociales se asocia muy joven a las Juventudes Socialistas Unificadas.

Al estallar la guerra civil se incorporó voluntario en la jefatura de Milicias de Santander del Ejército de la República.

Tenía 23 años. Entre julio de 1936 y agosto de 1937 miles de hombres combatieron, entre ellos Victoriano, en la zona montañosa de Cantabria. Los soldados tuvieron que vivir aquel trágico y decisivo episodio.  Victoriano Estalayo sirvió en una compañía de carros de combate integrada en el Ejército Republicano del Norte.

La última vez que fue visto por un familiar directo ocurrió ocasionalmente cuando su hermana Herminia, se disponía a coger un tren que le llevara a Reinosa el día 1 de mayo de 1937.  En esa misma estación de Santander y a esa hora, un batallón del ejército Republicano entre los que se encontraba su hermano Victoriano, esperaba para tomar  otro tren  que les llevaría al frente  de combate después de haber sido herido y recuperado en el hospital de Oscura (Asturias)

El encuentro casual entre los dos hermanos, fue recordado por su hermana Herminia con una gran carga de emotividad describiendo detalles muy concretos como el uniforme que llevaba y la manta atada en bandolera con la que iba pertrechado su hermano Victoriano camino del frente de combate. Nunca más se vieron. Sirviendo de consuelo para Herminia la fotografía de su hermano que siempre tenía en la mesilla de noche y a la que desgastó a besos.

El Frente del Norte se situaría en terreno montañoso al localizarse el frente en la cordillera Cantábrica, cuyas cumbres más elevadas estaban en manos gubernamentales, que tenía ventajas posicionales. La línea de batalla discurría por la zona sur de Reinosa hasta el Puerto del Escudo, dibujando una bolsa entre Barruelo de Santullán, Aguilar de Campoo y Soncillo, que constituía la avanzada sobre la meseta castellana y donde se concentraba el mayor número de tropas del ejército leal a la República.  A la larga, esta citada bolsa, con problemas de abastecimiento y de difícil defensa, se convertiría en una trampa.

Pronto,  las  condiciones  físicas  y la  moral  del  bando  sublevado  eran  superiores  a  las  de  las  fuerzas gubernamentales de la República.  La moral decaería aún más al extenderse los primeros rumores, a la larga fidedignos, de que altos cargos del gobierno vasco habían estado negociando desde junio la rendición de sus fuerzas a los italianos, la cual se materializaría el 24 de agosto con la firma del “Pacto de Santoña” y la concentración de las tropas del Euzko Gudarostea en esta localidad cántabra.

A las  8:00 h. del día 26 de agosto de 1937, soldados de la IV Brigada  de Navarra y de la División Littorio avanzan hacia la capital, Santander, entrando en ella hacia el mediodía. Victoriano Estalayo Montes hecho prisionero de guerra. Victoriano Estalayo fue hecho prisionero tras la caída de Santander en agosto de 1937 y posteriormente fue internado para su clasificación en un campo de prisioneros de guerra. Tras esta primera etapa lo asignaron al servicio del 21º Batallón de Trabajadores con destino en León.

VICTORIANO ES TRASLADADO A LERIDA

Más tarde quedó integrado en un Batallón de Intendencia según su profesión (panadero), formando parte de la Sección de Panificación de la 4º Compañía del 110º Bón. de Trabajadores acantonado  en la provincia de Lérida, en las proximidades del frente del Ebro. Según su propio relato, en carta a su familia, fue trasladado a Lérida a finales de abril de 1938.

VICTORIANO  ESTALAYO ESCRIBE A SU MADRE Y FAMILIA

El  día  29/06/1938  Victoriano  envía  su última  carta  (conocida) (donde trata de tranquilizar a su familia manifestando su “buen estado”

VICTORIANO  ESTALAYO SE PASA AL EJERCITO REPUBLICANO

 

En esta situación se encontraba cuando decidió evadirse y cruzar las líneas enemigas para entregarse a las fuerzas republicanas en el sector del río Segre, para lo cual tuvo que vadear el río “con el agua a la cintura” a las cinco de la mañana del 7 de julio de 1938, acompañado en su aventura por dos prisioneros más.

Por los detalles de la carta enviada a su familia el 29 de junio de 1938 desde Lérida, este  paso al bando republicano estaba planificado por motivos ideológicos, ya que según manifiesta su situación personal como panadero de la Sección de Panificación de la 4º Compañía del 110º Bón de Trabajadores acantonado  en la provincia de Lérida, en las proximidades del frente del Ebro, no es angustiosa ya que “ habla de regalos para los más pequeños  de la  familia que  pronto  piensa  entregarles”  y su aspecto  físico en la fotografía  es excelente.

Sus ideales políticos y sociales, una vez más, le llevan a dar un paso decisivo para su vida presente  y futura: pasarse, atravesando la línea de combate, a las tropas legales de la República de España.  Según su propia declaración ante el Jefe de la Sección de la 56ª Brigada de Marinos de la División mixta, y con el riesgo de perder su propia vida, decide vadear el río, con el agua hasta cintura, a las cinco de la mañana del 7 de julio de 1938 y pasarse al frente republicano.  La información aportada por parte de los fugados es fundamental para conocer la estrategia del enemigo, así como su situación, composición y últimos movimientos de las tropas franquistas.  Como se puede  leer, en su declaración detalla “que su unidad de panificación pertenece a la Cª del 11º Batallón de trabajadores, situada en Lérida, en función de panaderos y que la componen 35 efectivos.

Con el personal especializado de los Batallones de Trabajo en su mayoría son dedicados a las fortificaciones y arreglos de carreteras y están mandados por sargentos y oficiales de Intendencia. Los depósitos de intendencia están en la Estación Central de Aba, estaciones de Zaragoza de donde envían por ferrocarril los víveres correspondientes.”

VICTORIANO  PARTICIPA  EN LA BATALLA DEL SEGRE FORMANDO PARTE  DE LA 178 BRIGADA MIXTA

La Batalla del Segre es como se conoce al conjunto de enfrentamientos que tuvieron lugar a lo largo de la línea defensiva establecida en los ríos Segre y Noguera Pallaresa en el periodo que va de abril de 1938 a enero de 1939.

En el frente se produjeron encarnizadas batallas y miles de bajas, principalmente en el bando republicano. Este frente duró nueve meses, cinco más que la batalla del Ebro.

La tenaz resistencia de las tropas republicanas a lo largo del Segre permitió mantener  Cataluña durante un año más fuera del alcance franquista. Tras la Batalla del Ebro, las tropas del Ebro estaban  completamente agotadas y desgastadas,  mientras que las fuerzas del Ejército del Este lograron aguantar el envite durante unas semanas: A principios de 1939 la resistencia se vino abajo y tras ella quedaba el largo camino hacia el exilio en la frontera francesa.

ASCENSOS  Y CARGOS  DEL JOVEN VICTORIANO  EN EL EJERCITO  REPUBLICANO ASCENSO A SARGENTO DE VICTORIANO EL 22 DE OCTUBRE DE 1938 (Doc.- 8)

VICTORIANO ES ASCENDIDO A TENIENTE  EL 19 DE ENERO DE 1939 (Doc.- 9)

EXILIO DE VICTORIANO  EN FRANCIA

El día 22 de enero, ante  el derrumbe  definitivo del frente  del Ebro, el gobierno republicano ordenaba  la evacuación de Barcelona iniciándose una retirada masiva de población civil y fuerzas militares en dirección hacia la frontera francesa. En marzo de 1939 Victoriano cruzó la frontera con Francia huyendo de la más que segura represión del franquismo por haber luchado en defensa de la República, y tener graduación militar de teniente.

Victoriano en el país vecino fue retenido en diversos campos de concentración, formando parte del medio millón de hombres, mujeres y niños que huyeron camino del exilio. Las autoridades francesas les recibieron como a auténticos criminales. Después de pasar por campos de tránsito en los que se separaba a los hombres de  las mujeres,  la legión  humana  fue  conducida  a  espacios  al  aire  libre  rodeados  por  alambradas  y custodiados por guardias coloniales senegaleses. Casi la mitad de los refugiados fueron concentrados en las playas próximas a la frontera catalana.

Victoriano  fue  a  parar  al  Campo  de  concentración  de  Argelès-sur-Mer,  un campo  de  internamiento construido por el gobierno de Francia en una playa de esta localidad, en la costa mediterránea del país, para albergar a parte de los 550.000 refugiados españoles que traspasaron la frontera. Se calcula que unas 100.000 personas fueron recluidas en este recinto.

VICTORIANO  ESTALAYO SE INCORPORA EN FRANCIA A la Compañía de Trabajadores Españoles

Apuntarse  a una  Compañía  de  Trabajadores  Extranjeros  (CTE)  fue  la opción  elegida  por unos 60.000 españoles, entre ellos el cántabro Victoriano Estalayo.

La Compañía de Trabajadores“11ª. (CTE)

Su primer destino fueron los Alpes franceses, donde trabajó en la construcción de puentes y carreteras, como explicó en las cartas que pudo escribir a su familia desde allí un compañero de penurias. Sabemos también, por esas cartas, que luego pasó por La Condamine (Alsacia), para trabajar en el refuerzo de la Línea Maginot. A finales de 1939, siendo destinado a la construcción de fortificaciones en la frontera franco alemana.

Batalla de Dunkerque (1940)

La batalla de Dunkerque fue una operación militar desarrollada en esta región de Francia durante la Segunda Guerra Mundial que enfrentó a los Aliados y a la Alemania nazi. El choque fue parte de la batalla de Francia del frente occidental. Tuvo como colofón la defensa de la población y la evacuación de las fuerzas británicas y aliadas de Europa continental entre el 26 de mayo y el 4 de junio de 1940.

Los  aproximadamente  cien  mil  españoles  integrados  en  unidades  militares  francesas  o  militarizadas, estuvieron entre los primeros que soportaron el embate alemán. Las bajas españolas ascendieron a millares.

Los españoles de ocho Compañías de Trabajo vivieron el drama de Dunkerque, donde la mayor parte de ellos murieron defendiendo las posiciones  de  Bray-les-Dunes,  mientras  los aliados  ingleses  y franceses,  en particular, se disputaban a tiro limpio los puestos en las embarcaciones de evacuación.

Los españoles que fueron hechos prisioneros, unos diez o doce mil, fueron trasladados a Alemania como prisioneros de guerra. Pero al negarse el Gobierno de Vichy a reconocerles como prisioneros de guerra franceses, y negarse ellos a trabajar voluntariamente para los alemanes, fueron enviados a los «campos de la muerte»

Tras el ataque alemán de mayo de 1940, Victoriano Estalayo fue capturado por soldados de la Wehrmacht, siendo retenido primero en territorio francés para ser trasladado más tarde al campo de prisioneros o stalag XII.D de la localidad germana de Trier.

VICTORIANO ES HECHO PRISIONERO POR LAS SS enviado a TRIER

Nos dice este documento de la Policía Estatal de Trier II.D. que, “ El  23.5.41,Victoriano Estalayo es ingresado en el campo de concentración de Trier, donde le dieron una placa con el número  325 de prisionero  de guerra”. Es curioso que les dieran un número, como prisionero de guerra, y no le aplicaran la Convención de Ginebra como tales y además era soldado con graduación de teniente.

Tras permanecer unos días en este lugar, fueron trasladados al stalag XIII-A, situado en Núremberg. Agentes de la Gestapo ubicaron a los prisioneros españoles en barracones aislados del resto de los cautivos, y en poco menos de un mes, fueron transferidos a un nuevo stalag, el VII-A, situado cerca de Moosburg.

Habían sido hecho prisionero dentro  de una unidad militar, se les da un número, dentro  del Stalag, como prisionero  de  guerra  y, cuando  los deportan,  como “rot spaniard”(rojos  españoles),  dejan  de ser  tales prisioneros  de guerra.  Es más, no se les reconoce nacionalidad  (el color  azul del  triángulo que llevarán en Mauthausen indicaba que eran “apátridas”). Paradójicamente, dentro de ese triángulo azul aparecía una letra, en blanco. Esa letra era la “S”, de spaniard, o sea, español. El paso por este Stalag duró poco,

Victoriano entra  en el campo de concentración de Mauthausen el 28 de junio de 1941, siendo registrado con el número de matrícula de prisionero 5.160

Entrada, en 1941, al campo de concentración de Mauthausen (Doc.: 11)

Aquél aciago día 28 de junio de 1941, comenzaba a gestarse una trágica historia que no tendría un final feliz para Victoriano Estalayo.

Atravesando  esa  puerta,  bajo  el  águila  que  sostiene entre  sus  garras la  esvástica  nazi,  el  futuro  de cada deportado  era incierto, muy incierto. Frente  a ellos la explanada de  las cocheras y soldados de las SS, muchos soldados. Para darles la bienvenida estaba su comandante: Franz Ziereis

En el primer discurso nada más llegar al campo de exterminio nos dijeron más o menos lo siguiente: «España no os quiere; os ha arrebatado  la nacionalidad, la razón de ser. Nadie saldrá vivo de aquí; estáis condenados a muerte sin juicio previo. La primera que os ha condenado es España». Hileras de SS formaban con sus perros lobos, como una doble jauría dispuesta a tirarse sobre los presos. Nuestra patria sería a partir de entonces aquel campo situado en Austria.

«… Entraréis por la puerta: saldréis por la chimenea».

Al llegar me desnudaron, me arrebataron todo lo que llevaba conmigo -pocas cosas, unos recuerdos, unas fotos familiares-, me vistieron de presidiario -un uniforme de rayas verticales azules, blancas y grises, un casquete-  y me  pelaron  todo el  cuerpo con la máquina  de cuatro  ceros. Me cosieron  el  triángulo  azul, tomaron  unas notas  para  mi ficha. Nos hicieron  formar desnudos y nos enviaron  a la ducha. Nosotros recibimos agua, otros, gas letal. Así empezó la cuarentena que duró unos días”

Resistir: Solidaridad frente a desmoralización

Entre los prisioneros había seis normas no escritas para tratar de sobrevivir en los campos: aparentar  estar sano, no destacar, ser útil, tratar de ahorrar esfuerzos, comer todo lo posible y evitar caer en la melancolía. Lo  más  recomendable,  según confirma  la inmensa  mayoría  de los supervivientes,  era  pensar  lo menos posible, especialmente en la familia.

El fin de muchos deportados comenzaba cuando morían sus esperanzas. Aguantar día a día en el corazón del infierno  solo  era  posible  para  aquellos  que unían  a su fortaleza  física una solidez mental  y emocional inquebrantable. Para sobrevivir, era imprescindible acostumbrarse  a convivir con la muerte.

La organización entre los prisioneros

Los españoles pusieron las bases de la futura organización clandestina de los prisioneros. Teniendo en cuenta las dificilísimas circunstancias en que operó podemos afirmar que su papel fue determinante, en especial después de 1943, para evitar un elevado número de muertes.

En sus comienzos, la organización  apenas  era capaz de planificar algunos  pequeños  robos de comida  y administrar su posterior reparto entre los prisioneros más debilitados. Con el paso del tiempo su poder creció en la medida en que los españoles fueron accediendo a puestos clave en la estructura  del campo. A través de ellos se obtuvo información de primera mano sobre los planes de los SS y se consiguió emplear a otros compañeros en lugares estratégicos. Así consiguieron mejorar notablemente sus condiciones de vida, podían robar alimentos, escuchar noticias sobre la marcha de la guerra o alcanzar otros objetivos que contribuyeran al bien común.

Apoyarse en el hombro del compañero

La solidaridad fue el  factor decisivo para salvar el mayor número de vidas entre las filas de los republicanos españoles. Esta solidaridad abarcó todos los grados imaginables, desde  compartir con el compañero  una patata en la penumbra de la barraca, hasta lograr esconder las pruebas de los crímenes que se cometían en el campo y que servirían para condenar  a decenas  de responsables nazis en los juicios de Núremberg y Dachau. (Francesc Boix: El fotógrafo de Mauthausen)

Esta solidaridad le pudo llevar a Victoriano al peor de los destinos, la cantera de Gusen.

Victoriano era un “privilegiado” dentro del campo de Mauthausen. Trabajaba como panadero (bäcker), (Doc.17) por lo que alimentos y calor no le faltaban.

Al  tratar  de ayudar a sus compatriotas  con pequeñas  cantidades  de pan, previamente  escondidas,  fue sorprendido por los “kapos” y condenado a la dura cantera de exterminio de Gusen (nº prisionero 14.617)

VICTORIANO SOMETIDO A TRABAJOS INHUMANOS EN LA CANTERA DE GUSEN (20/10/1941)

Gusen, el matadero de Mauthausen

Gusen fue el mayor de los subcampos dependientes de Mauthausen. Su importancia es crucial para nuestro país, ya que fue entre sus alambradas donde murió la gran mayoría de los deportados españoles: 3.959 del total de fallecidos en todos los campos, que ascendió a 5.519 (incluyendo los desaparecidos).

Cada día, durante más de doce horas, picamos, tallamos y acarreamos las piedras. Es un trabajo inhumano que era es acompañado por los golpes y torturas a las que nos someten constantemente los kapos y los SS. Los prisioneros tenemos, que cargar sobre nuestras espaldas enormes piedras de hasta 50 kilos y subirlas por la temible escalera resbaladiza jalonada por 186 escalones muy irregulares.”

Los SS utilizaban la cantera como lugar de entretenimiento en el que martirizar y asesinar a los prisioneros de las formas más imaginativas. La cantera era un método de liquidación de los más débiles. Cuando subían y bajaban, los SS se ponían a un lado y a otro de ella y cuando veían que un brazo, una pierna o una cabeza sobresalía de la formación, le golpeaban con el fusil y lo mataban, o lo agarraban y lo tiraban por el tajo. Esta práctica, repetida en infinidad de ocasiones y consistente en arrojar a los prisioneros desde el punto más alto de la cantera, recibía por parte de los SS el irónico nombre de «salto del paracaidista»

Salir del campo era misión imposible con una alambrada electrificada rodeando todo el perímetro. Los SS ordenaban a los prisioneros que tocaran  las alambradas. Cuando estos se negaban,  les empujaban  hasta lograr que  se  electrocutaran.  El  cerco eléctrico  era,  además,  una invitación  al suicidio para  los presos desmoralizados que no se veían capaces de soportar un día más de tormento  en el campo.

Día y noche soportaban el hedor proveniente de la chimenea del crematorio. Situado junto a la cámara de gas, su chimenea no dejaba de escupir humo durante 24 horas, los 365 días del año. Era el lugar en el que se eliminaban los centenares  de molestos cadáveres que se acumulaban en el campo cada jornada. Existen multitud de testimonios que demuestran la cremación de prisioneros vivos.

MUERTE DE VICTORIANO EN MAUTHAUSEN / GUSEN

Victoriano murió el 30  de noviembre  de 1941 víctima del nazismo en Gusen. A los 28 años de edad

(Doc: 13-14-15) (Doc: 16 -17)

………………

Victoriano fue incinerado en el crematorio de Gusen  Doc: 18 y 19

…………………

RECONOCIMIENTO DEL GOBIERNO ALEMAN DE LA MUERTE DE VICTORIANO Doc.- 20

……………………

RECONOCIMIENTO  DE LA REPUBLICA FRANCESA COMO COMBATIENTE DE GUERRA Doc.-  21

……………..

Monumento a las víctimas cántabras  del nazifascismo en Camargo, Santander (Doc 22)

……………

“Descanse en paz  Aquel  que en vida luchó por La libertad, la Ley  y los derechos humanos”

BLIBIOGRAFÍA

  • *- Doc.- 23. LIBRO “CANTABROS EN LOS CAMPOS DE EXTERMINIO NAZIS”
  • *- Web.- http://deportados.es/estalayo
  • *- “Los últimos españoles de Mauthausen”: Carlos Hernández de  Miguel
  • *- “Cartas desde Mauthausen” Benito Bermejo y Sandra Checa
  • *- “Guerra civil en Cantabria”: Jesús Gutiérrez Flores
  • *- “La República Sitiada: Trece meses de Guerra Civil en Cantabria”: Miguel Ángel Solla Gutiérrez
  • *- “La Guerra Civil española”  Paul Preston
  • *- “El Fotógrafo de Mauthausen” 😦 Francisco Boix) Salva Rubio, Colombo

FUENTES DE DOCUMENTACION PARA LA INVESTIGACION

  •    Arolsen Archives /International Center on Nazi Persecution
  •    Yad Vashem – (ITS) The World Holocaust Remembrance Center
  •    Bundesarchiv Alemanes
  •    Deutsche Dienststelle (WASt).
  •    Ficheros de Policía Estatal de Trier II.D.
  •    National Archives (NARA) USA
  •    Centro Mundial de Conmemoración de la Shoá
  •    Memorial de Mauthausen / Gusen de Viena
  •    Centro Documental de la Memoria Histórica
  •    Archivo Histórico Nacional
  •    Correspondencia familiar
  •    Ejército Republicano: XII Ejército del Ebro
  •    Diario Oficial: Ministerio de Defensa Nacional.
  •    Archivo General Militar de Ávila
  •    Boletín Oficial del Estado / Ministerio de Justicia
  •    Biblioteca Nacional de España
  •    Memorial Democratic de Cataluña
  •    Biblioteca Digital Hispánica
  •    Comité Internacional de la Cruz Roja
  •    Amical de Mauthausen
  •    Ficheros de stalag XII.D de las SS Nazis
  •    Ficheros de KL Mauthausen.
  •    Registros Libros de la muerte  de Gusen
  •    Certificado de defunción nº 918
  •    Certificado oficial del fallecimiento y Testamento
  •    Ficha del crematorio: Incineración de Victoriano
  •    Registro del Crematorio Gusen
  •    Reconocimiento del Gobierno Alemán de la muerte de Victoriano y comunicado a la familia
  •    Ministerio de Antiguos Combatientes y Víctimas de Guerra de la República Francesa

Este   trabajo   es un   acto   de   recuperación  de    la memoria  que  permita romper   el silencio    que  envuelve a quienes lucharon   en   defensa  de  la libertad y los valores democráticos. (Fernando Rodríguez Estalayo)

 

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en I) Represión, exilio y prisiones, J) Personas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .