La cara de la represión laboral

Todo tenía su cara y cruz,  mientras se depuraba cruelmente a los vencidos. El acceso al empleo era para los héroes de la patria: mutilados, cautivos, excombatientes y los familiares de los mártires. La Cruz era de los perdedores, detrás de cada derrotado había un destituido, la mala saña de los fascistas no cesó nunca en cuarenta años. La minuciosidad represiva, la depuración y persecución se extendió hasta el último rincón y por supuesto la economía.  

El  trabajo,  como  todo lo escaso se racionó en  la  España  de  posguerra,  se  convirtió en una parte  del botin de la victoria, era la recompensa recompensa  para todos aquellos que habían colaborado con la sublevación. Para ello se escribieron  las  leyes y decretos de depuración que hemos visto. Continuamos revisando la parte económica y laboral de la represión franquista, como lo hicimos en la entrada Los puestos de trabajo botín de guerra. O con la depuración del Magisterio y de los ferroviarios.

 

Estimados lectores y lectoras dejamos en vuestras manos los ejemplos concretos, bien si no quereis que se publiquen vía correo electrónico (merinmemo@gmail.com) o mejor para que se publiquen introduciendo directamente un comentario al pie de esta entrada.

 

No pretendemos  remover viejas heridas, sino nuestras cabezas con la reflexión que nos permita abordar el futuro de forma que el favoritismo y el enchufismo, de los que el franquismo fue un ejemplo extremo, sean desterrados para siempre de la vida española. La justicia, la rectitud  y la honradez no tienen bando, aunque siempre formaron parte del ADN de los republicanos históricos.

 

superiores01Todos los beneficios para los adeptos,  esa era la otra parte de la moneda: la cara.  Y con toda la cara se organizó un este reparto malintencionado de  puestos  de  trabajo  en  la  administración, en  empresas,  o  en  el  partido,  reside  una de  las  bases del apoyo social  inquebrantable de la dictadura. Hemos visto anteriormente la ferocidad con la que arremetieron, por ejemplo, contra con los maestros, pero el  Régimen franquista promovió a los suyos, a los ganadores, a los elegidos del sistema. Así que cuando el  trabajo era escaso y estaba solamente reservado a mutilados, excombatientes…  Un trabajo aunque mal remunerado, era mucho más de lo  que se podía  soñar,  y  contribuía  aun  más  a  la  división  de  la  sociedad,  entre  los  que  comían  y  salían  adelante  y  los  que  no.

 

BeFunky_falange3.jpgLa administración pública fue el mayor ejemplo de la política enchufista de la historia de España, el enchufe formó parte de la legislación. La desviación llego a tal punto que se convirtió en necesario ser militante de Falange para acceder a los empleos municipales. En general parte de los puestos de trabajo, públicos y privados, se destinaban a excombatientes o heridos de guerra franquistas, así la administración se copó por entusiastas del régimen. Según la ley del 25 de agosto de 1939, el 80% del concurso oposición a categorías inferiores para excombatientes y mutilados de guerra, alfereces provisionales, presos en zonas republicanas y familiares, huérfanos de  la  represión  republicana,… así se aseguraba el trabajo  a los más fieles. No entramos en aspecto como la judicatura, que siempre fue coto para los más fieles y pudientes, hoy todavía son notables los rescoldos que permanecen.

 

El trabajo privado. Aunque aparentemente el trabajo en el sector privado no se vio tan manipulado como el público, ocurrió de forma paralela, aunque existen honrosas excepciones. Los dueños, y solo quedaron los franquistas como propietarios, participaron de forma activa de aquel aquelarre de impunidad y barbarie. Con estos mimbres s se configuró la sociedad española de mediados de siglo, con las medidas a favor de los ganadores, filosofía que ha perdurado en la mente de los españoles, junto al miedo, hasta hace bien poco tiempo ha sido visto como normal.

 

cartilla_clip_image002El chollo continuo. Los ciudadanos que se posicionaron a favor del golpe de estado, los adeptos, tuvieron leyes que les facilitaron la vida. El ser miembro de la Falange fue el medio de acceder a un puesto de trabajo y de un trato de favor. Consiguieron puestos arrebatados a los “rojos”, propiedades, negocios, terrenos…  Las familias que perdieron algún miembro con los franquistas recibieron las medallas de sufrimiento, pensiones, trato especial.  A los mutilados de Guerra se les hacía una evaluación, se les daba una pensión y algún negocio dependiente del estado (tabaco, correos, gasolinera, trabajo en el ayuntamiento…. Incluso en estos tiempos de hambre, con el racionamiento,  suponía comer, el hacerse falangista salvo del hambre a más de una familia.

 

En fin, con la ausencia de Justicia y la paz, repartieron el botín de guerra entre los suyos.

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en E) Preguntas para responder, I) Represión, exilio y prisiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La cara de la represión laboral

  1. vic dijo:

    a quienes pertenecen las tierras de los pueblos en silencio “huidobro” etc gra

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s