Los maestros Felisa Miguel y Vicente López

De sobra es conocido nuestro interés en el Magisterio, al igual que impresionante la represión que sufrió, de hecho en este blog hemos publicado diversos artículos: EL MAGISTERIO EN LAS MERINDADES Un amigo nos ha remitido información sobre el expediente de depuración al que fue sometida la maestra Felisa Miguel Villa, casada con el maestro Vicente López  Gutiérrez, dirigente de Izquierda Republicana (IR) de Villarcayo.  Os agradecemos cualquier dato o documento que nos ayude a mejorar la información, sobre todo sobre Vicente López, bien vía correo electrónico (merinmemo@gmail.com) o comentario directamente.

felisamiguel.jpgUna de las labores fundamentales de la República de la República fue la creación de escuelas, e impulsar la instrucción primaria, para luchar contra el analfabetismo imperante en la España monárquica.  Hasta la República la enseñanza pública se limitó a  “las cuatro reglas y leer y escribir y para inculcar en los alumnos las ideas de disciplina, jerarquía y autoridad, indispensables para hacerles aceptables su condición de clases subalternas.

Antes de la República los poderes públicos de Villarcayo abandonaron en manos de las órdenes religiosas la educación hijas de la cruz, teresianas o salesianas tuvieron en sus manos la educación de los villarcayeses.

Durante la República en Villarcayo se sigue en al misma línea que en el resto de España, así que por esas fechas a propuesta del concejal Rodríguez se acordó denominar Marcelino Domingo al Grupo Escolar en valoración al trabajo del ministro de  Instrucción Pública.  En Villarcayo se construirán nuevas escuelas y cantinas escolares, se trató de la implantación de un centro de Puericultura para el alimento de los niños pobres. Un poco más adelante se considera que hace falta otra escuela.

La República, que entiende que la desigualdad social,  la origina más la incultura que las carencias; y que para España, es peor aquélla que el hambre.  La República era entendida como Estado liberal basado en la razón puesta al servicio de los ciudadanos a través de la educación. Para todo ello la clave eran los maestros y las maestras En este sentido se puede hablar de un nacionalismo en Azaña que tenía como fundamento la formación de una conciencia nacional a través de la educación.

 

Felisa Miguel Villa – Maestra de Villarcayo

Felisa Miguel nació en Villar, un pueblo alavés, el 21 de agosto de 1882. Antes de dar clases en Villarcayo. En 1906 con 24 años fue maestra en San Vicente de La Sonsierra (La Rioja). Después se trasladó a la Merindad de Castilla La Vieja: en 1909 fue maestra de Mozares, en 1916 lo fue de Villacomparada de Rueda y en 1930 trabajaba en la Escuela de Párvulos de Villarcayo.

Durante la República las escuelas de Villarcayo llevaron el nombre del ministrso de Instrucción Pública, Marcelino Domingo.

Durante la República las escuelas de Villarcayo llevaron el nombre del ministrso de Instrucción Pública, Marcelino Domingo.

Felisa y su esposo, Vicente López Gutiérrez, vivían en Villanueva la Blanca, tenían 5 hijos, (uno de ellos deficiente mental).

Vicente era maestro de Villanueva la Blanca. Natural de Gayangos (Merindad de Montija), hijo de Justo y Viviana. En su faceta política, Vicente fue vicepresidente del PRRS (Partido Republicano Radical Socialista) de Villarcayo, luego formó Izquierda Republicana (IR), cuyo presidente (y amigo) era Eliseo Cuadrao Participó activamente en Villarcayo y comarca, por ejemplo en un mitin del PRRS el 28 de mayo de 1933 en Quecedo de la Merindad de Valdivielso.

Vicente

Vicente López con sus alumnos y alumanas.

En su ámbito laboral, Vicente también participó activamente. Así, en junio de 1932 en una reunión en la escuela de Villarcayo de 80 maestros, impulsada por el inspector Marcena. Conferenciaron Vicente López, maestro de Quintana de Rueda, el maestro de Bisjueces y Anario Corrales de Villarcayo. O es él quien escribe la crónica del EL LIBERAL 2 junio 1935 sobre las misiones pedagógicas en Cigüenza, Salazar y Escaño que publicamos en la entrada CONCHA, LA EDUCACIÓN HASTA EL ÚLTIMO CONFÍN. Y fue uno de los fundadores de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE) del sindicato UGT en Burgos.

 

Al producirse el golpe de estado, Vicente López desapareció los primeros días y fue paseado por los rebeldes. Se certificó su defunción en Los Altos de Dobro (La Mazorra). El certificado de defunción dice que falleció en Escobados de Arriba (Los Altos) a consecuencia de heridas por arma de fuego, el día 1 de agosto de 1936 a las 5. Parece que se le da sepultura allí- Su nombre está en la lápida de recuerdo del cementerio de Villarcayo. Felisa Miguel ya sabía que era viuda en noviembre de 1936 al iniciarse su expediente tras la denuncia del alcalde franquista de Villarcayo, Enrique Bienes, que suspendió su nombramiento como maestra. Finalmente la Comisión Depuradora propuso la reposición con haberes a su cargo y declaró que nunca debió ser destituida como maestra.

felisa

Felisa Miguel con su alumnado.

El 27 de agosto de 1936 cumpliendo con la orden 2ª de la Junta de Defensa Nacional, el alcalde de Villarcayo, Enrique Bienes, dijo que su actuación al frente de la Escuela de Párvulos de la Villa no fue conveniente, la suspendió del cargo y nombró suplente a Mª Ángeles Zorrilla López. Luego decía será maestra sustituta en 1937. El informe de Bienes afirmaba  que Felisa simpatizaba con la izquierda porque su marido Vicente era dirigente del partido de izquierda y estaba dominada por él. El alcalde, como exigía el expediente, nombró a tres padres de mejor reputación en el pueblo: Joaquín Cuevas Mozuelos, José María Lozano Bustamante (impresor) y Juan Cuevas Serna (concejal de derechas en 1931).

Jacinto Calvo, el cura de la parroquia de Villarcayo, en enero de 1937 dijo que Felisa cumplió muy bien y no tenía ninguna significación política. Habló que el proceder de su marido Vicente la disgustaba. Era una señora de buen espíritu católico. El cura nombró a tres padres de mejor reputación en el pueblo: Sixto Melo Pisón (comerciante), Anacleto Varona y Florencio Alonso González.

En abril de 1937, el comandante de la Guardia Civil, Emiliano Domínguez Mínguez, dijo que Felisa asistía a actos religiosos y que tenía significación política porque su marido Vicente era dirigente de Izquierda Republicana. El comandante nombró a tres padres de mejor reputación en el pueblo: Emeterio Pérez Uriarte, Iñigo Cuesta y Gregorio Urrutia Dañobeitia.

El padre de mejor reputación Sixto Melo, dijo que a Felisa se la veía cumplir con los deberes religiosos, pero que posiblemente fuera de la FETE. Habla de su marido como instigador del movimiento izquierdista, persona altamente funesta política y socialmente.

Valeriano Andino González, jefe local de la Falange, en noviembre de 1936 escribió al miembro de la Comisión Depuradora José Donato intercediendo a favor de Felisa y pidiendo su reingreso, porque fue maestra del pueblo donde éste nació. Se la veía asistir con frecuencia a cumplir sus deberes religiosos. Dijo que Vicente López, marido de Felisa, era dirigente de un partido de izquierda (Izquierda Republicana), maestro en Villanueva La Blanca

Por último, los hijos de Felisa Miguel y Vicente López también aportaron para el caso.Los hijos eran Consuelo, Matías, Vicente, José y Jesús.  Jesús es el que estuvo en un sanatorio, José se hizo de Falange, los otros tres eran de izquierdas.  Así, su hijo Matías López Miguel de 18 años y electricista, ingresó en el Penal de Burgos, por “significado comunista”. Le condenaron en Consejo de Guerra a 30 años, así que pasó en prisión desde el 04/08/1936 al 01/03/1943. Reingresó varios meses entre 1944 y 1945. T.S. nº 55/36: Prestó servicios de armas para oponerse al MN del 19 al 21 de julio de 1936. Le fue conmutada la pena de muerte y cumplió 6 años de prisión. Según la Guardia Civil tenía significación comunista. La hija mayor, era de izquierdas , y fue suspendida de empleo y sueldo. Vicente fue socialista, y sufrió el exilio interno, forzado a trasladarse a Lleida. Otro hijo si fue de de ayuda para que el expediente no fuera a más, José López Miguel, fue falangista desde junio de 1935, miembro del SEU en Logroño durante sus estudios de bachillerato, y fue jefe local de la Falange.

Los franquistas convirtieron la vida en historias lúgubres, además  transformaron la sociedad en un ámbito de desconfianza y delación. Debemos aprender del pasado para que no se repita.

1380116_676652155686453_909822868_n

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en I) Represión, exilio y prisiones, J) Personas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los maestros Felisa Miguel y Vicente López

  1. Lebato de Mena dijo:

    Interesante variación sobre la Guerra y la Postguerra. Amena presentación de algo más olvidado que las fosas. Sobre el volumen de datos.. ¡¡¿¿Qué decir??!!! si mis entradas son más largas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s