Otros ámbitos de la represión laboral

Listas negras  y depuraciones en las empresas. Otros ámbitos de la represión  laboral

Continuamos revisando la parte económica y laboral de la represión franquista, como lo hicimos en la entrada Los puestos de trabajo botín de guerra. o con la depuración del Magisterio y de los ferroviarios.La minuciosidad represiva, la depuración y persecución se extendió hasta el último rincón y por supuesto la economía.  Estimados lectores y lectoras dejamos en vuestras manos los ejemplos concretos, bien vía correo electrónico (merinmemo@gmail.com) o comentario directamente.

19013201La ideas claves del franquismo sobre los rojos supusieron un Genocidio sin límites, llevada a cabo en todos los ámbitos productivos, con despidos de puesto de trabajo, inhabilitaciones laborales y profesionales. En el caso de miembros de profesiones liberales, fueron los ejecutores  los propios colegios profesionales ylos empresarios se esforzaron en limpiar sus plantillas.Igualmente, se estableció un plan de despidos por motivos políticos, es decir, por ser “desafectos a la Causa Nacional”, en el cual los empresarios debían de entregar a la policía y la Delegación Provincial de Trabajo la relación de sus trabajadores que había que despedir o sancionar, allí revisaban los listados y se encargaban de aprobar los despidos y las sanciones. Así la represión dependió mucho de las decisiones de los empresarios.

 La mayor parte de los despedidos fueron los trabajadores detenidos y los exiliados, acusados de haber abandonado su puesto de trabajo.  No debemos olvidar que a pesar de todo, la solidaridad  nunca desapareció,  hubo empresarios que en la medida de sus posibilidades colocaron en sus fábricas a los perdedores de la guerra que retornaron al pueblo.  Pero también lo contrario, los aprovechados, algunos empresarios utilizaron las circunstancias políticas para despedir a trabajadores sin indemnización, obligatoria como establecía la ley.

 Ya hemos mencionado en otras entradas la Ley del 10 de febrero de 1939 que establecía las bases de la depuración de los cargos públicos que deben demostrar su adhesión al Nuevo Estado, esas depuraciones también se aplicarán a la empresa privada. Como también pasará con la  Ley del 25 de agosto de 1939 declara reservadas el 80 % de las plazas de oposición y concurso para el bando ganador (mutilados de guerra, excombatientes y víctimas). Por medio de la represión social y el tamiz depurador neutralizan y marginan a los vencidos consiguiendo la fidelidad al Régimen en el mundo laboral.

 En muchas  empresas funcionó un sistema de exclusión laboral conocido como cuarentena (Registro de Colocación Obrera en su denominación oficial), consistente en no readmitir de inmediato a todos los antiguos trabajadores que volvían de prisión o de batallones de trabajadores, precisamente por el hecho de haber sido “rojos”. La duración de la cuarentena oscilaba entre los 6 meses y los 2 años en la mayoría de los casos.

 En otro ámbito laboral se encuentra la depuración de los profesionales liberales. Este tipo de profesiones en las zonas rurales estaban más significadas, y con el atraso de estas zonas solían ser los sectores más liberales. Ello hizo que fueran de los primeros que sería “eliminados” debido a su significación social.

 Los miembros de los colegios profesionales sufrieron procesos de depuración. En el Colegio de Abogados se obligó a todos los colegiados antes del 18 de julio de 1936 a solicitar su reincorporación y cumplimentar unos cuestionarios sobre sus actividades políticas, sindicales y profesionales antes y después de la sublevación.

Los médicos y otros trabajadores de la salud  como practicantes, enfermeros o farmacéuticos sufrieron un proceso de depuración más. En Barcelona por ejemplo los 1.700 colegiados inscritos en 1936,  335 fueron dados de baja inmediatamente, porque o estaban detenidos o habían marchado al exilio. El resto de colegiados tuvieron que pasar por procesos de depuración que duraron hasta el año 1944. Al final, fue sancionado el 18% de los colegiados y 26 médicos fueron suspendidos para ejercer temporal o definitivamente el ejercicio de la medicina. En 1939, Serrano Suñer ministro del interior, dio normas para la depuración, por los colegios de médicos, de la conducta político-social de sus miembros. Las sanciones, como en otros ámbitos,  iban de la amonestación a la suspensión absoluta del ejercicio de la profesión. Los motivos suspensión del derecho a colegiarse,  eran : los hechos que hubieren dado lugar a la imposición de penas por los tribunales militares o de responsabilidades políticas,  la aceptación voluntaria de puestos profesionales durante el dominio rojo, el desempeño de cargos durante la dominación marxista,  la ideología política del interesado,  haber  fomentado persecuciones contra otros colegiados,  el haber publicado, durante el movimiento nacional, escritos desfavorables a este último o en pro de las doctrinas defendidas por los partidos del frente popular,  haber servido positivamente a la obra revolucionaria marxista, judaica y anarquizante en cualquiera de los sectores de la sociedad española, antes o después del movimiento nacional, las acciones u omisiones que implicaren una evidente significación antipatriótica y contraria al movimiento nacional. Uf!

 Los trabajadores de la salud junto con los maestros fueron en muchos casos  los grandes facilitadores de las ideas modernas en los pueblos y las aldeas. Muchos pagaron, a pesar de sus buenos servicios, ese atrevimiento de poner en solfa el orden clásico  de los pueblos, donde el propietario, el cura y la guardia civil “reinaban” a sus anchas. Destacan en las Merindades por el rigor de su castigo los médicos asesinados Antonio Gutiérrez Gutiérrez de Barrio de Bricia,  Félix Lalinde Martínez de Quintana Martín Galíndez en Tobalina.

 Otra profesión como los periodistas fueron sometidos, por su parte, a una dura represión. Para poder ejercer el periodismo había que estar inscrito en el Registro Oficial y este acto dependía de la autoridad correspondiente. Muchos periodistas no pudieron ejercer profesionalmente porque se les negó la inscripción. La propaganda siempre fue considerada como clave por los franquistas.

 En el sector bancario yen las cajas de ahorros los sancionados y depurados fueron decenas de miles en toda España. En el sector hostelero, se obligó a todo el personal, independientemente de su categoría, a presentar instancias a la policía para solicitar el ejercicio de sus profesiones.  La depuración también llegó al deporte. Se revisaron las licencias para poder practicar profesionalmente todos los deportes, y este control se extendió hasta los árbitros.

El edificio de correos de Bilbao todavía conserva el escudo republicano de cuando fue inaugurado.

El edificio de correos de Bilbao todavía conserva el escudo republicano de cuando fue inaugurado.

El sector de correos y telégrafos fue especialmente reprimido, era controlar las comunicaciones con el absoluto dominio sobre el servicio de correos. Entre la multitud de republicanos que abandonaron España en el invierno de 1939 se encontraban unos dos mil empleados de Correos, Telégrafos y Teléfonos. Y de «limpieza del cuerpo»  alcanzó a un tercio de la plantilla.Como extensión a la depuración sólo podrán optar a las nuevas plazas de Correos individuos que hayan participado en el frente a favor del Glorioso Movimiento Nacional (GMN), falangistas o aquellos de acreditada lealtad.Como en otros casos  los ganadores convierten los empleos públicos en una recompensa y las carterías rurales y puestos postales de menor rango en un premio adecuado para los que no están en condiciones de opositar. Los que peor suerte tuvieron en esta represión y que sabemos de las Merindades fueron: Antolín Díaz Gómez del valle de Mena, Álvaro Cereceda Puente cartero de Trespaderne, Antonio Felipe Zoido Calderón  jefe de correos de Villarcayo y Ángel García Arana telegrafista de Espinosa.

                  

Nos queremos dar por finalizado este repaso sin mencionar a un grupo social  que sufrieron una clara represión y que fueron los líderes sindicales y los miembros de los comités obreros durante la guerra, es el caso del control obrero de Arija que fue brutalmente eliminado. Arija y Mena las zonas donde existía mayor conciencia de clase, fueron en consecuencia, donde tuvo un mayor desarrollo el movimiento sindical y donde más cebo la represión.

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en E) Preguntas para responder, I) Represión, exilio y prisiones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s