EL ASESINATO DE MENESES REFUGIADOS EN ARREDONDO

Lugares del horror para Las Merindades XX

Han pasado 75 años desde las matanzas de Arredondo /Santander en agosto de 1937, y allí permanecen en las fosas los restos de aquellos civiles que fueron cazados y asesinados por el alma vengativa de los que a la postre vencerían. La sanguinaria centuria menesa se lanzó como lobos tras la retaguardia civil de sus vecinos. Odio y saña cayeron de de la Peña, desde donde vigilaban.

El 14 de agosto de 1937 los rebeldes lanzaron su ofensiva sobre Santander, a partir de ese momento se inicia la represión franquista en el  Valle de Mena que tiene un momento especialmente dramático con el asesinato de meneses refugiados en Arredondo por falangistas a finales de agosto de 1937, posiblemente el ¿25 o 26 de agosto? Alrededor de 20 vecinos del valle y otros municipios burgaleses refugiados en Cantabria son asesinados en  Arredondo por falangistas de la Centuria Menesa. Como lobos hambrientos de venganza y de sangre, La Centuria Menesa corrió Tornos abajo.

La Falange con su odio se fueron forjando  en la ferrería de Villasuso y al comienzo de la contienda el grupo falangista había huido a la Peña. Sierra Salvada en su parte occidental era guarnecida por los falangistas de Mena, con centro de operaciones y puesto de mando en Castrobarto. La Centuria Menesa nº 24, estaba al mando de Manuel Ruígomez Velasco. No estaría de más conocer la actuación de este laureado militar e hijo predilecto de Mena en 1967 en esta masacre. ¿Su condecoración de 1919 que fue impuesta a la virgen de Cantonad en 1939 continúa prendida de la virgen?

Los puestos de guardia en los Montes de la Peña, estaban en el Portillo de la Muga (1.025 m ), Portillo de la Magdalena (846 m )y Canto Muriel, (896 m). Estos fortificaron sus puestos, formando barreras de piedras y construyendo trincheras y casetas para refugio nocturno. De todo ello queda constancia edificada en el Portillo de La Magdalena: hoy, todavía puede verse restos de la batalla como cuenta en memorias de Burgos, y se adivinan retumbando en el viento los disparos y cañonazos de unos y otros, incluso el estruendo que produjo una bomba debajo de la torre de Castro.

Con el avance de los rebeldes y la caída de Euskadi, las tropas gubernamentales tuvieron que replegarse a Santander. La huída fue rápida para impedir ser copados por el ataque al Escudo (impulsada por rendición de Santoña). Así  las gentes de la columna Villarías (1ª división del II Cuerpo del Ejército, y finalmente la 52 división del XV Cuerpo del Ejército), entre otros los batallones 124 y 130. Detrás salieron los civiles meneses, que conocedores de la represión por parte de los franquistas en otros lugares en los lugares que ocupaba, huyeron con los suyos. Desde la Peña como en los últimos trece meses eran vigilados por la Centuria Menesa, así el 21 de agosto pudieron ver la desbanda que se producía en los republicanos, incluso reconocer los grupos que se movían y quienes los componían.

El domingo 22 de agosto sin disparar ni un solo tiro fue ocupada la zona central del Valle de Mena por que las tropas republicanas habían abandonado las posiciones. A las 11 de la mañana del 22 la Centuria Menesa bajo de la Peña. El 23 continuó la conquista hacia el Cabrio, Bercedo y los montes de Ordunte. El 24 se tomaron el puerto de los Tornos, a la vez que entraron por el otro extremo en Torrelavega, cortando la comunicación Santander-Asturias. El mismo día los italianos avanzaron por Guriezo donde contactaron con algunas tropas vascas que se replegaban a Santoña.

La centuria menesa atravesando Cantonad continuó enloquecida por el alto del Cabrio, sin defensa el Valle los movimientos fueron rápidos, atravesó Los Tornos, el Valle de Soba y llegó a Arredondo. En algún libro se menciona que “los mandos franquistas que quisieron evitar una previsible venganza y enviaron a la Centuria Menesa de Falange hacia Cantabria. Pero la matanza de Arredondo no fue  “una terrible casualidad”, parece lógico que los mandos rebeldes hicieran lo que en tantos lugares: una política de limpieza, así que lejos de la casualidad, lo más probable es que fueran enviados con intención premeditada para que reconociesen y eliminasen a sus vecinos.

La localidad de Arredondo la conquistaron el 26 de agosto. Así el 25 o 26 de agosto de 1937 en la localidad montañesa de Arredondo se encontraron, y  fue el final de montijanos, espinosiegos, Meneses y otros que huían de la entrada de las tropas rebeldes de Mola en ese Burgos que había permanecido fiel. ¿Unos 20 refugiados burgaleses?

Las fosas de Arredondo se encuentran en los siguientes lugares según el libro de Fernando Obregón:

  • El paraje del Regato Los Tueros a unos 700 metros del cruce de Arredondo en dirección a Asón.  En dicho lugar aparecieron 10 o 12 cadáveres, de los cuales tan solo fue identificado Cesáreo Martínez de Las Machorras, los cadáveres fueron sepultados en el cementerio de Arredondo.
  • De Arredondo “sacaron” un número indeterminado de desconocidos y conducidos hacia Santander fueron asesinados por el camino. A lo largo del puerto de las Alisas por la vertiente de Arredondo se sabe de tres lugares:
        • El regato de los Muertos
        • El regato de la Callejuca por encima de Bustablao.
        • Una torca no identificada próxima al puerto de las Alisas (los arrojaron)

     

  • En la carretera de Arredondo a Ramales, a uno dos kilómetros existe una fosa común en paraje de Vegarredonda, donde el río pega a la carretera. Unas 14 personas.

Posteriormente y con la caída del frente en Santander algunos falangistas del Valle viajaron varias veces a Cantabria y a los lugares de detención, con un espíritu de venganza que avergüenza, a buscar a sus vecinos como quien va de caza de conejos. Tras la toma del Valle de Mena, José Landaluce exaltado a la jefatura local de la Falange que se instaló en el Casino de Mena. Las causas de la muerte en el registro de Mena fueron falseadas, así por ejemplo la familia  Cubillo consta como víctima de un inexistente bombardeo de aviación en Arredondo.

LISTADO DE MENESES QUE PUDIERAN ENCONTRARSE EN LAS FOSAS DE ARREDONDO

  1. …, José María y su familia: el cabeza de familia con la madre, la mujer que era de Sopeñano (hija del guardagujas de Cadagua), y un hijo de 5 años, con otros vecinos se retiraron hacia Santander, pero fueron detenidos y asesinados en Arredondo a finales de agosto de 1937
  2. Baró Regulez, Eutimio: vecino y alcalde pedáneo de Lezana; nació el 24 de diciembre de 1883; se retiró hacia Santander junto con otros vecinos, siendo detenidos y asesinados en Arredondo hacia finales de agosto de 1937
  3. Cirión Velasco, Soledad:nacida en Entrambasaguas el 9 de diciembre de 1888. Hija de Nicolás Cirión Gordón y de Petra Velasco Orive. Vecina de Lezana de Mena. Al entrar los franquistas en Villasana de Mena a finales de agosto del 37 huyó hacia Santander con su marido y su único hijo de cinco años. Los tres fueron asesinados en Arredondo (Cantabria).
  4. Crespo Rábago, José: Vecino de Lezana de Mena y natural de Vivanco de Mena, donde nació el 30 de noviembre de 1901. Hijo de Vicente Crespo Pradera y Micaela Rábago López. Casado con Soledad Cirión Velasco, con la que tuvo un hijo. Asesinado en Arredondo.
  5. 5.    Cubillos Asteategui, Ricardo. Nacido en Arceo, el 12 de marzo de 1879, vecino de Vivanco,  de 58 años y peón caminero. Paseado en Arredondo a finales agosto del 37, por lo visto quedó herido en la primera matanza y consiguió refugiarse en un pajar, pero al poco tiempo fue descubierto y rematado.
  6. Cubillos López, José Luis. Nacido hacia 1917 y  vecino de Vivanco de 19 años y labrador,  hijo de Ricardo Cubillos Asteátegui y Julia López. Paseado en Arredondo a finales de agosto del 37
  7. Díez Abascal, Jacinto: nacido en Tabara (Zamora) hacia 1880, vecino de Medianas, casado, 4 o 5 hijos, jornalero, empleado del ferrocarril de La Robla, al parecer se retiró hacia Santander en agosto de 1937 y sobrevivió al asesinato en Arredondo de numerosos vecinos del valle, volviendo a Mena en solitario; pero pronto le descubrieron y una noche le sacaron de su casa y le asesinaron en el cementerio de Entrambasaguas de Mena, siendo enterrado en la parte exterior del mismo. Tenía 57 años
  8. Leciñana Valle, Vicente: hermano del anterior, vecino de Lezana, soltero, se retiró hacia Santander en agosto de 1937, siendo detenido y asesinado en Arredondo junto con otros refugiados meneses.
  9. Mardones Leciñana, Manuel Daniel: nacido el 21 de julio de 1879 en Villasana de Mena, vecino de Villasana de Mena, casado, cinco hijos, barbero, según una versión fue asesinado en Arredondo junto con otros vecinos del valle, pero consta que falleció en Riaño (Solórzano) el 20 de agosto de 1937 a consecuencia de “disparo de arma en acción de guerra”; un documento señala que “a la entrada de nuestras tropas fue fusilado por las Fuerzas Nacionales”, pero debió ser unos días más tarde que la fecha indicada en el Registro, posiblemente hacia el 25 de agosto. Tenía 58 años.

10. Ruiz Ezquerra, Alfredo (“El Cardato”): labrador, natural de Lezana de Mena, donde nació el 3 de diciembre de 1884. Casado con Antonia Ruiz Castresana, tuvo 7 hijos. Su hija pequeña Beatriz Ruiz Ruiz, de 90 años, sigue residiendo en Lezana. Al producirse la retirada republicana hacia Santander se marchó con su familia, pero fueron detenidos cerca de Arredondo, siendo asesinado en las proximidades de esa localidad junto con su hijo Eduardo Ruiz Ruiz y otros.

11. Ruiz Ruiz, Eduardo: hijo de Alfredo Ruiz Ezquerra, nacido el 5 de enero de 1918, vecino de Lezana, soltero de 19 años, fue detenido y asesinado en Arredondo junto con su padre y otros refugiados meneses hacia finales de agosto de 1937

12. Santa María Expósito, Constantino: vecino de Lezana, casado, un hijo llamado Práxedes. Se retiró hacia Santander en agosto de 1937, siendo detenido y asesinado en Arredondo junto con otros refugiados meneses.

13. Vallejo Ortiz, Florentino: nacido el 20 de junio de 1896, vecino de Lezana, casado, una hija, Rosario, al producirse la retirada republicana hacia Santander se marchó junto con otros vecinos, siendo detenidos y asesinados cerca de Arredondo hacia finales de agosto de 1937

14. Zaballa …, …: uno o más miembros de esa familia de Lezana, se retiraron hacia Santander junto con otros vecinos y fueron detenidos y asesinados en Arredondo hacia finales de agosto de 1937

OTRAS INFORMACIONES

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en H)Lugares del horror y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL ASESINATO DE MENESES REFUGIADOS EN ARREDONDO

  1. mario dijo:

    Dedicado al autor, que no dice más estupideces indocumentadas, ¿Como iba a mandar la centuria un oficial medico? No tienes ni la menor idea de nada.No dices mas que sandeces sin ninguna base. Todo el articulo es igual. Como historiador, no vales nada.Y como cronista tampoco. Mejor que te documentes un poco antes de escribir estos libelos que escribes.

    Me gusta

  2. Desde este blog queremos contestar brevemente al comentario anterior. ¿De dónde hemos extraído la “estupidez Indocumentada”? Por muy oficial médico que fuese, en el nada sospechoso libro de José Bustamante Bricio, “La tierra y los valle de Mena” en su capítulo XXXIX sobre la Guerra menciona como Manuel Ruigomez Velasco, estaba al mando de una agrupación de falangistas guarnecida en 1936 en los montes de la Peña o Sierra Salvada, en Mena. Este grupo de falangistas se organiza después militarmente con el nombre de “Centuria Menesa nº 24” ¿Se mantuvo Manuel Ruigomez al mando del grupo y se integró en la Centuria Menesa? Quizás en 1971 cuando se publicó el libro no estuviese tan mal visto. Ese ha sido nuestro “error”; la verdad es que no lo sabemos, pero supusimos la continuidad en el mando entre los primeros falangistas en La Peña y la Centuria organizada. Realmente no podemos asegurar Manuel Ruigomez no era el mando de la Centuria Menesa que protagonizó los bárbaros hechos de Arrendondo. Pero tampoco lo contrario.

    El blog no ha sido nunca un libelo, pero tampoco un libro de historia. Solamente pretendemos recuperar la memoria de los que fueron vil e injustamente sometidos a un genocidio en nuestra tierra de Las Merindades. Para lo cual también necesitamos la ayuda del autor del comentario, en aras de conocer lo acontecido, así que le agradecemos cualquier información que mejore la entrada publicada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s