DOS LIBROS SOBRE LA GUERRA CIVIL EN LAS MERINDADES

República, Guerra Civil y Posguerra en el Valle de Mena (1931-1955).

Autor: Fernando Obregón Goyarrola
I.S.B.N: 978-84-614-9429-3
Nº de páginas: 347
Año: 2011  Editorial: Braña.

Se vende en el Kiosko de Mena. Teléfono 947141333. C/ ELADIO BUSTAMENATE, 12. 09589 VALLE DE MENA  (BURGOS)

!Ya era hora ! Por primera vez en Las Merindades se aborda de manera específica esta convulsa época, esperemos que cunda el ejemplo e historiadores hagan el esfuerzo de desentrañar las claves y la ferocidad de la represión franquista en nuestras tierras. Ferocidad que en el Valle de Mena fue implacable, a la que debemos de añadir las vidas de ciudadanos que lucharon por las libertades en el Octubre entre otros,  La obra  es de Fernando Obregón Goyarrola, autor de numerosos libros sobre rutas de montaña y senderismo, así como historia, especializándose desde 2003 en la recuperación de la memoria histórica de la Guerra Civil en Cantabria.

Comenzando por los antecedentes: Las primeras décadas del siglo (1900-1931), aborda el Valle de Mena durante la Segunda República (1931-1936) hasta el golpe de estado  y desarrollo de la guerra hasta agosto de 1937. A partir de ahí en diferentes capítulos se trata sobre  la represión republicana y la persecución religiosa, la ofensiva de agosto de 1937 y la entrada de los nacionales en Mena, el nuevo régimen, el final de la guerra y la posguerra, la represión franquista y finalmente Los que se echaron al monte. Termina el libro con el balance de víctimas mortales de la guerra en el Valle de Mena

El  libro es resultado de muchas horas de conversación con más de medio centenar de personas que vivieron aquella convulsa época en el valle de Mena, y un esfuerzo editorial privado.

El penal de Valdenoceda

Autor: Fernando Cardero Azofra y Fernando Cardero Elso
I.S.B.N: 9788496932647
Nº de páginas: 450
Año: 2011  Editorial: Cálamo Palencia, calamo@ecalamo.com teléfono 979701250

El penal de Valdenoceda fue el principal centro de reclusión y represión de los fascistas en Las Merindades, cientos de ciudadanos de estas tierras y otros muchos de más lejos pasaron largas temporadas allí. Situado en la Merindad de Valdivielso, en centro de la comarca burgalesa, este penal  fue de los perores  en cuanto a condiciones de vida, por su mal estado, falta de cuidado y atención a los presos, intentos de lavarles el cerebro y el elevado número de ellos que murieron.

En  el libro ‘El penal de Valdenoceda’, se recogen  testimonios de presos del centro penitenciario burgalés durante el Franquismo. La publicación, obra de Fernando Cardero y Fernando Cardero, es fruto de un amplio trabajo de investigación acerca de la prisión burgalesa y de los testimonios aportados por presos republicanos y familiares de los mismos.

Esta publicación se compone de 53 capítulos, narrados en primera persona por un recluso que desvela su identidad al final del libro, en los que se cuenta cómo era la vida de los prisioneros en el penal desde su inauguración en 1938 hasta su cierre en 1945.

HAZ ALGO/ COLABORA

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en F) Fuentes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DOS LIBROS SOBRE LA GUERRA CIVIL EN LAS MERINDADES

  1. P.C. dijo:

    Sobre el libro de Fernando Obregon primeramente agradecer el esfuerzo que ha supuesto realizar esta obra que al menos sirve de reconocimiento y memoria para personas que una y otra vez se han visto marginadas, olvidadas, humilladas y SIEMPRE UTILIZADAS.

    He leído este libro poco después de haber terminado “El holocausto español” de Paul Preston y estoy de acuerdo con Angel Viñas cuando dice que es un libro de lectura obligada para los educadores de las generaciones futuras. Siendo una persona de izquierdas, me he sentido bastante recompensada a pesar de la crueldad de su contenido que hace la lectura muy dolorosa. Quizá por eso el libro me ha parecido débil, endeble, algo flojo. No es equidistante, es verdad, pero no refleja lo que se puede decir que fué “lluvia fina” de años de dolor, sufrimiento y humillación de los “leales al gobierno”, represaliados duramente por los rebeldes, insultados “escoria infrahumana, cobardes, criminales, salvajes iletrados, ladrones y asesinos” como los llamó por ejemplo el fiscal de la causa conjunta de Miguel Hernandez y Guzmán el director de “Castilla libre y otros 15 o 20 condenados a muerte.

    Tampoco quedan bien reflejados los años de sufrimiento de los reclusos y sus familias, sobre todo sus MUJERES.
    Parece como si no se quisiera ofender demasiado a los que aún puedan simpatizar con la causa de los rebeldes, que por cierto, nunca han sido juzgados por su en palabras de Serrano Suñer, nada sospechoso de izquierdista, “la justicia al revés” y lo que es peor, no ha habido arrepentimientos notables (contados).

    Tengo un desacuerdo en la página 234: En cuanto a “los mandos franquistas que quisieron evitar una previsible venganza…..y enviaron a la Centuria Menesa de Falange hacia Cantabria….y que dices que en Arredondo se produce “una terrible casualidad” ¿No es más lógico que aquí también los mandos rebeldes hicieran lo que en tantos lugares fué una constante politica de limpieza y que no hubiera casualidad sino que sabiendo de la huída de los leales hacia Cantabria fueran enviados con intención premeditada para que reconociesen a sus vecinos? Hay que tener en cuenta que algunos falangistas del Valle viajaron a Cantabria varias veces, con un espiritu de venganza que avergüenza, a buscar a sus vecinos como quien va de caza de conejos,

    Y por último, este indulgente trato que han utilizado, en general, los historiadores españoles para con los rebeldes y sus crimenes, ¿Puede haber sido una de las causas por las que 1º la izquierda española, sobre todo entre el 82 y el 93, haya sido tan injusta, mezquina, cicatera, miserable… con los represaliados y que no se haya hecho por parte de sus Ayuntamientos nada, ni siquiera el detalle de poner sus servicios jurídicos al servicio de las familias que 50 años después o 70 ahora, no tienen ni documentos de defunción, ni derechos varios, ni reconocimiento? y 2º ¿Gonzalo Anes y los responsables de la Academia de la Historia, en nombre de la mal llamada libertad de opinión, admitan sin revisar opiniones lacerantes en el último diccionario de la Historia sin rasgarse las vestiduras?

    Me gusta

  2. Jose Luis dijo:

    Bueno, estupefacto estoy. ¿Quieres ganar la guerra ahora?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s