POEMAS DEL EXILIADO MEDINÉS GREGORIO GALLAGA

 LORAK

Los hijos del capador

Están llegando a Medina

los hijos del capador.

Cincuenta años que se fueron,

cincuenta años ¡Vive Dios ¡

a su padre lo mataron,

conocen su ejecutor,

pero quieren enterarse

quienes o quien ordenó

que le quitaran la vida

a un hombre, todo un señor,

católico practicante,

republicano de honor,

con seis hijos por criar,

una esposa todo amor,

y las esperanzas puestas

en una España mejor,

donde no hubiera distingos

de clase, credo o color,

mucha justicia social

y anhelos de redención

Exiliados en Las Merindades

Medina pueblo traidor

Cincuenta años hace yá

en éste bonito pueblo

que es Medina de Pomar,

un grupo de hijos de puta

civiles la mayoría,

otros vistiendo sotana

y uniforme los demás,

de manera ignominiosa

mandaron asesinar

en una forma brutal

a Gregorio el capador

y a su entrañable amigo

Elicio López-Quintana,

ambos de noble historial.

El primero era mi padre

honrado a carta cabal,

cristiano por convicción

de tendencia liberal ;

el otro era un caballero

hombre de gran calidad,

hizo favores sin tasa,

también era liberal.

Y la mano ejecutora

un asesino vulgar,

Cadaví fue su apellido,

falangista criminal,

maldita sea su rasa,

en el infierno estará.

A los promotores, muchos

de los que no viven yá,

les deseo lo peor

allá en la eternidad;

y los que viven aún

su crimen han de pagar,

malditos sean aquí,

también en el más alla.

Medina, pueblo traidor

de gente sin lealtad,

nadie levantó la voz,

nadie osó protestar

a pesar de que sabían

que los iban a matar.

(1986)

Recordando

Me perdió en la nostalgia de los años vividos,

recuerdo con fruición una infancia feliz,

diez y ocho años plenos de ensueño y quimeras

que los trunca de pronto una guerra civil.

El canto obstinado de fusiles siniestros

que ejecutan salvajes venganzas sin fin;

millares de seres que mal nunca hicieron

son atropellados, y los asesinan de manera vil.

Despiertan de pronto odios dormidos,

la bestia que lleva dentro cada ser

emerge rugiendo en forma siniestra,

sus zarpazos matan de manera cruel.

Aviones lanzan heraldos de muerte,

el terror se adueña de vidas sin fin,

cañones vomitan metralla infernal,

hombres, mujeres, ancianos y niños

claman a los cielos, ¡justicia, piedad ¡

Tres años de guerra que templan mi vida

en crisol de lucha, sangre y libertad,

prisiones, castigos, hambre y hospital,

la cárcel del Coto, Vitoria, Bilbao.

Los cientos de amigos que vi fusilar,

consejo de guerra, pena capital,

abrazo al amigo que fusilarán,

revisión de causa y la libertad.

De nuevo en la lucho y vuelta a empezar;

otra vez la cárcel, nueva libertad,

me buscan de nuevo, tengo que emigrar,

voy camino a Francia y logro pasar.

Allá tengo hermanos, me van a buscar,

Ya mi padre ha muerto, fusilado está.

Mi madre, mi hermana y otro hermano más

también fueron presos y salieron yá.

En Francia unos meses y vuelvo a emigrar,

América es grande, en Caracas está

otro hermano mío que pudo escapar,

y allá voy en busca de trabajo y paz.

De esto hace treinta años, ¡ Que barbaridad ¡

siento que la vida se me acaba yá,

me siento tan viejo como mi mamá,

aún vive la pobre, santa de verdad,

¡ ha sufrido tanto tenedla piedad ¡

Dios; si es verdad que existes,

El día que muera, ponla en.

(1966)

Al asesino de mi padre

Cadaví, maldito seas,

asesinaste a mi padre

pero aunque tú no lo creas,

hoy piso tu sucia tumba

y tu asquerosa osamenta.

Tu caudillo ya murió

y con él se fue el sistema,

dejó una estela de sangre,

como tú, maldito sea.

Hoy confío que podamos

reivindicar nuestros muertos

regados por toda España,

en campos, montes y huertos.

Todavía quedan vivos

algunos de esos canallas

que asesinaron sin tasa ;

malditos ellos también,

maldita sea su raza.

 

Camino de Estepar

Amarrados con sogas cual si fueran reses

caminan inermes hacia el sacrificio,

el franquismo y el clero los ha condenado,

los campos de Estepar serán su destino.

Las fosas abiertas esperan ansiosas

sentir en su lecho la sangre y los cuerpos,

unidos a gritos, tiros, golpes y denuedos

de los moribundos clamando a los cielos.

¡ Señor! No permitas que esto continúe

y que esos maldavos maten sus hermanos

por el solo hecho de ser republicanos.

Más si tú impasible, ves lo que yo veo

y no le pones coto a tanto desafuero,

sintiéndolo mucho, yó ya, ni en ti creo.

 

En la carcel del Coto

Condenado estoy a muerte

Yo me pregunto,  ¿por qué?

a caso es un delito

mis derechos defender.

Trabajé, viví contento,

jamás a nadie hice mal,

y mi único delito

fue tener un ideal.

Por eso yo me lancé

con el pueblo a defender

a quienes con saña fiera

les querían deshacer.

Más en la ruda contienda

he caído en su poder,

y ahora me pregunto,

¿Moriré? ¿no moriré?

Recordando

Me perdió en la nostalgia de los años vividos,

recuerdo con fruición una infancia feliz,

diez y ocho años plenos de ensueño y quimeras

que los trunca de pronto una guerra civil.

El canto obstinado de fusiles siniestros

que ejecutan salvajes venganzas sin fin;

millares de seres que mal nunca hicieron

son atropellados, y los asesinan de manera vil.

Despiertan de pronto odios dormidos,

la bestia que lleva dentro cada ser

emerge rugiendo en forma siniestra,

sus zarpazos matan de manera cruel.

Aviones lanzan heraldos de muerte,

el terror se adueña de vidas sin fin,

cañones vomitan metralla infernal,

hombres, mujeres, ancianos y niños

claman a los cielos, ¡justicia, piedad ¡

Tres años de guerra que templan mi vida

en crisol de lucha, sangre y libertad,

prisiones, castigos, hambre y hospital,

la cárcel del Coto, Vitoria, Bilbao.

Los cientos de amigos que vi fusilar,

consejo de guerra, pena capital,

abrazo al amigo que fusilarán,

revisión de causa y la libertad.

De nuevo en la lucha y vuelta a empezar;

otra vez la cárcel, nueva libertad,

me buscan de nuevo, tengo que emigrar,

voy camino a Francia y logro pasar.

Allá tengo hermanos, me van a buscar,

Ya mi padre ha muerto, fusilado está.

Mi madre, mi hermana y otro hermano más

también fueron presos y salieron yá.

En Francia unos meses y vuelvo a emigrar,

América es grande, en Caracas está

otro hermano mío que pudo escapar,

y allá voy en busca de trabajo y paz.

De esto hace treinta años, ¡ Que barbaridad ¡

siento que la vida se me acaba yá,

me siento tan viejo como mi mamá,

aún vive la pobre, santa de verdad,

¡ ha sufrido tanto tenedla piedad ¡

Dios; si es verdad que existes,

El día que muera, ponla en

A mis padres

El arrullo de las olas

Hace aflorar a mi mente

Con triste melancolía,

Días felices que antaño

Alla en Medina vivía.

Mi padre, un hombre bueno

Amante de su familia,

Orgulloso de sus hijos

Y una mujer que sabia

Conjugar con sus deberes

De esposa y madre ejemplar,

Mitigar penas ajenas

Con obras de caridad,

Seis hijos eran su metan,

Educarlos y criar,

Haciendolos resaltar

que en la vida lo esencial

es ser bueno, valeroso,

y honrado a carta cabal.

 

Amor Patrio

A mi Patria yo la adoro,

Por ella yo lucharía

Y hasta la vida daría,

Siendo mi mayor tesoro.

Indigno es quien la mancilla

O la entrega en malas manos

Usando como recurso,

bien Poder, o bien Mandato.

El que a su Patria traiciona

No tiene perdón de Dios,

Y esté seguro que el Pueblo,

Le echará su maldición.

La Bandera de mi Patria,

Es un sol esplendoroso,

La componen tres colores,

Amarillo, azul y rojo.

proclamacion

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Poemas contra la barbarie y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a POEMAS DEL EXILIADO MEDINÉS GREGORIO GALLAGA

  1. Brazo de Hierro dijo:

    Un “poema”, sí. ¡Hay que joderse (y agarrarse de los cojones para no caerse)¡
    Los rojetes inasequibles al desaliento.
    ¡A noi¡

    Me gusta

  2. NICOLAS GONZALEZ BLANCO dijo:

    Gregorio Gallaga que buena persona fuisteis tomasteis tu buen camino y partisteis pero para tu esposa, hijos y nietos con el legado dejasteis para nosotros todavía existes.

    Me gusta

  3. Sonia San Miguel dijo:

    Que poemas tan bonitos para una persona que sufrió tanto , después de que mataran a su padre,te encarcelaran , separarán de hermanos y madre….y no se murió con su propio llanto.Qué vella persona tenias que ser, con tanto dolor vivido y sin olvido recordar siempre a tus seres más queridos.
    UN SALUDO Y BESOS a toda la familia Gallaga Barcenas , allá donde esteis…..😚 de parte de Sonia , Itxaso , Amaia e Izaskun (hijas de José Antonio )

    Me gusta

  4. Miguel Angel Villar Gallaga dijo:

    Hola Sonia, Itxaso,Amaia e Izaskun, soy Miguel Angel Villar, hijo deTeopista( hija ) y primo de tu papa, ahora vivo en Canarias desde hace 13 años que regrese de Venezuela, me gustaria tener contacto con vosotras, y saber como les va en la vida, ademas de saber de su padre. Un beso y un gran abrazo para todas vosotras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s