LA CUESTION AGRARIA. Eliseo Cuadrao.

(Un acercamiento a ELISEO CUADRAO GARCIA conmemorado  la fecha del 14 de abril, en la que se cumple el 80 aniversario de la proclamación de la II República En esta ocasión en fechas cercanas al patrono de la Agricultura, san Isidro (esperanzador 15 de Mayo donde ha brillado el SOL en Madrid y alrededores), vamos a referirnos a la reforma agraria, uno de los problemas claves de la República)

En el estío, cuando miramos nuestros campos, parece mentira que  el problema agrario fuera uno de los grandes problemas del siglo XX. En Burgos de los años treinta la población agraria era del  60%, hasta la misma ciudad de Burgos era rural. La pretensión de la República además de solucionar el problema agrario que se arrastraba, intentaba que los jornaleros accediesen a la renta e incrementaran el consumo, lo que relanzaría la industria de bienes de consumo. Es decir, el modelo republicano ponía énfasis en el consumo y no en la acumulación, para ello los salarios decentes eran la clave.

 Eliseo fue parte del proceso de aplicación de la Reforma Agraria. Marcelí Domingo ministro de Agricultura nombra a Eliseo Cuadrao García el 6 de junio de 1933 presidente del comisión mixta arbitral agrícola, en sustitución de Gregorio Villarías. La comisión mixta era uno de los instrumentos básicos de la Reforma Agraria, el  organismo consultivo del Ministro de en los asuntos relativos a los Jurados mixtos de la producción y las industrias agrarias. En la Comisión mixta había representación proporcional a los diversos elementos que integraban  los Jurados. El Ministerio de Trabajo, después de las indagaciones precisas, oyendo a la Comisión mixta sobre los conflictos, adoptaba el fallo definitivo procedente.  Al traspasarse, en noviembre de 1932, al Instituto de Reforma Agraria, los servicios agrarios del Ministerio de Trabajo, pasará también al Ministerio de Agricultura la Comisión mixta con sus diversas Secciones. Aunque pronto daría fin a su trabajo Eliseo, al perderse las elecciones por las izquierdas.

La Vanguardia. 25-12-33, miércoles. Eliseo ha presentado el 23 de corriente la dimisión como presidente de la comisión mixta arbitral agrícola, juntamente  con el vicepresidente el escritor Antonio Espina.

 Hasta  la República,  la solución de los problemas sociales se había realizado con la condición no representar menoscabo para los intereses de las oligarquías. Pero el agrario era un problema estructural y crucial para la República, además hasta entonces,  al no cambiar los sistemas de producción, ni la propiedad de las tierras,no había solución real. Así que  la economía agrícola para su rentabilidad tenía como  base el proteccionismo arancelario y los bajos salarios. Desde 1921 la política arancelaria se baso en la prohibición de importaciones. La contención de los salarios se consiguió reprimiendo el sindicalismo agrario de clase. La democracia dio a los arrendatarios y a los jornaleros capacidad de defensa de sus derechos, lo que derivó en conflictividad social ,

 El campo burgalés tampoco  estaba fuera de la crisis mundial de 1929. El impacto de la  recesión en el campo era grave, a pesar de las excelentes cosechas. La población se encontraba en los límites de la subsistencia, que suponía un lastre para modernizar el País e impedía un mercado nacional.

 En Burgos además de la reducción de los mercados que trajo la crisis, junto con la disminución de la emigración (más mano de obra sin salida), se mantuvo la tendencia hacia la superproducción. La producción de trigo fue aumentando, más que la población. En 1931 encabezó el ranking de producción de trigo en España.  

EL PUEBLO VASCO 28-9-32,  Medina Han finalizado las labores de recolección, y se nota en la mayor afluencia de los agricultores a los mercados, la cosecha ha sido muy buena. Traduciéndose en riqueza para esta región, hay que notar, que a pesar de la abundancia se vende a muy buen precio. También la cosecha de fruta es buena… el viento ha tirado mucha manzana y melocotón. Ya comienza a sentirse un poquito el aire fresco y las familias de Bilbao están preparando las maletas.

 La política inicial fue intervencionista y protectora. Al ser la “tasación” el mecanismo heredado  de la política agraria, era inoperante en caso de exceso de oferta, ya que bajaba los precios y los campesinos debían vender debajo de los precios oficiales. Se fijaba el precio, en 1932, entre 43 y 53 pesetas, se obligaba a una declaración jurada de los productores de la cantidad recolectada y de las existencias.

 LA REFORMA AGRARIA

 Se comenzó a dar fin a la tradicional práctica del capitalismo español de lograr grandes beneficios  mediante la explotación de los trabajadores con la connivencia del estado.  Antes de la Reforma se impulsaron medidas para mejorar las condiciones de los campesinos. El Decreto de Términos Municipales de abril de 1931 obligaba a contratar a jornaleros del término municipal, según el orden de inscripción en el registro de desempleo, para evitar la contratación de “esquiroles”. Otras medidas tendentes a democratizar las relaciones laborales fueron: la prohibición de expulsar a los pequeños arrendatarios, la jornada de ocho horas, los menores de 14 solo podían trabajar en sus casas y tras las clases, con los jurados mixtos de trabajo se establecía un contrato de trabajo, salarios mínimos…

En marzo de 1932 empezó a discutirse el proyecto de Ley de Reforma Agraria, que fue aprobado en septiembre de 1932, tras superar las resistencias de la derecha. Los resultados fueron lentos y decepcionantes, fue un intento más que una realidad. De los varios millones de hectáreas expropiables de los latifundios, sólo se habían expropiado realmente 116.837, y de los varios millones de campesinos esperando solución urgente sólo se había resuelto la situación de 12.260. Los avanzados proyectos de reforma social no encontraron traducción en medidas prácticas.

 
EL AGRO BURGALES

 Antonio Ruiz Vilaplana escribió en 1939 en su libro “Doy fe… “  decía:

 La mayoría de los campesinos tenía arrendadas sus tierras al dueño, propietario, generalmente de un gran número de ellas en diversos lugares de la provincia; el labriego, con su trabajo intensísimo, agotador, el de su mujer, auxiliar de la faena, y el de los pequeños, tan pronto como se sostenían en pie,  acostumbrados a la privación, llegaba al fin de temporada a coleccionar unos cuantos quintales de grano. Apartaban de ellos unos pocos destinados al consumo familiar del año y el resto, por la dificultad de transporte y venta particular, eran  adquiridos en masa por grandes Federaciones o Sindicatos Agrícolas Católicos, compuestos por los propios dueños de las tierras y otros capitalistas de la ciudad; como podía fijar el precio del grano tales Sindicatos, por su control ejerciente en toda la zona, el campesino tenía que lanzarlo a bajo precio y allí quedaba almacenado en los grandes depósitos del sindicato, para su lanzamiento al precio y en el momento conveniente.

La operación era, pues, sencilla: por el arriendo anual convertían al campesino en socio industrial, ahorrándose sus jornales y las preocupaciones y los riesgos. Cuando el jornalero, que se creía propietario, había levantado el fruto, el propietario verdadero, o, más hábilmente, la Sociedad  formada por todos los propietarios y hacendados, se quedaba con el grano, ya limpio y seguro, por el precio conveniente.

De la venta de ese fruto tenía que vivir todo el año el jornalero y su familia, pagar la renta del terreno y realizar los gastos de la nueva siembra; si no alcanzaba aquello para todo, la Sociedad, Federación o Sindicato, que con todos estos nombre había constituidas entidades, acudía generosa y le facilitaba préstamos que, al ser deducidos de la misma, más sus intereses, le iban hundiendo en la trampa y consumiendo sus energías.

A este estado de cosas –campesinos arruinados en progresión creciente, sin otro horizonte que la miseria, con sus mujeres destrozadas por el rudo trabajo, y los hijos sin instrucción ni aspiración alguna, habitando en miserables e inmundas casuchas- , ¡a esto llamaban en Burgos carencia de problema en el campo y reparto de la propiedad!

 A la lentitud de la reforma, se sumaba el “monocultivo” cerealístico.  El cultivo extensivo del trigo generalmente era por año y vez, una parte sembrada y otra de barbecho (en esta se sembraban legumbres). En menor escala se practicaba el tres hojas (un año cereal, otro legumbres y un tercero pasto). El uso de abonos era limitado, no cubría el 20%, con el consiguiente empobrecimiento de las tierras. La maquinaria agrícola son indicadoras del retraso en Castilla en 1931, el número de arados era 700.000, de los cuales de doble vertedera eran el 2,50, y los romanos el 66%. Frente a 457.049 trillos, solo había 49 cosechadoras. Apenas se conocían los tractores.

 EL TIMO DE LOS AGRARIOS BURGALESES

 En Burgos  predominaban los pequeños propietarios, en un sistema mixto en el que el trigo era el domínate, y con una explotación familiar. El nivel de vida bordeaba el nivel de subsistencia.  La agricultura se dedicaba al autoconsumo, y el pequeño excedente lo comercializaba por medio del trueque por manufacturas. Necesitaba completar la economía con otros ingresos: huerta, trabajillos… el jornalero le ocurría igual con el escaso jornal necesitaba completar su trabajo. La reforma agraria no respondió a los problemas del Norte, donde el latifundio era una excepción. En Las Merindades los terrenos comunales (montes, dehesas, pastos…), un síntoma de arcaísmo, hicieron de colchón, aportando algunos medios de vida y subsistencia a los más pobres.

 Luis Castro en “Capital de la cruzada”  habla de la inseguridad que era la nota existencial característica del campesino: los cambios en los rendimientos de las cosechas,  el tiempo,  las bajadas de precio o las carestías de productos, el endeudamiento,  la hipoteca, o la pérdida de la propiedad. Su nivel de vida era similar al de los jornaleros andaluces, pero su mentalidad política era diferente. Solo explicable por la ilusión de independencia que da la propiedad y la influencia de la iglesia. Los grandes propietarios cobijaron políticamente a los campesinos burgaleses,  aunque  ninguno de los líderes del partido agrario fuera agricultor.

 La República poco pudo hacer por los pequeños propietarios, sus actuaciones fueron inoperantes, ya que el problema era la superproducción. Desde 1930 a 1933 se van realizando cosechas récord que se fueron sumando a las almacenadas. Esto trae los abusos de los grandes almacenistas y las bajadas de precios. Al comenzar la guerra algunos tenían almacenados dos cosechas. Es importante resaltar existía un monopolio de la explotación y comercialización por pocas familias.

 A pesar de las fijaciones de precios del Estado, los pequeños agricultores se veían obligados a vender el grano por debajo de esas cantidades. Los grandes productores esperaban al invierno para sacar sus partidas. Como denuncia este panfleto del PRRSI de Montija para las  elecciones  de 1933, en la que anunciaban  un mitin de los de izquierda en Villasante.

 (…) ¡Montijanos! La candidatura de izquierda formada por socialistas, Acción Republicana y radicales socialistas independientes, es la única, verdadera defensora de los trabajadores, la que ha votado la Reforma Agraria, cuyos resultados dará pan a cientos de trabajadores, de campesinos.

¡Labrador! Si aspiras a ser el dueño de la tierra que cultivas, si quieres que tus productos estén debidamente valorados, vota y defiende en todas partes la candidatura de izquierda.

¿Quieres saber quiénes son las derechas? Pues son los enemigos del trabajador del campo los que durante cientos de años han venido aumentando sus rentas que tú beatíficamente les pagabas y luego vendían aquellas tierras al mejor postor, dejándote en la miseria. El mismo que este año te ha comprado tus granos a 14 o 16 pesetas y te obligaba a firmar ventas de 21 o 22 pesetas. El que te explota y desprecia durante todo el año y en épocas de elecciones quiere hacerte el pastel. El que desea hundir la República para ver morir tus hijos en el campo de batalla y bajo las bendiciones del un clerical, igualmente mercader, ya que ambos procuran negociar con tu ignorancia. Esto y algo más trágico son las derechas. ¡Miseria! ¡Plaga! (…)

 LA CONTRAREFORMA

agricultura-marceli-domingo.jpgLa patronal en Burgos agraria comenzó muy pronto a movilizarse. En las primeras elecciones de los ocho diputados burgaleses seis (realmente 4, otros 2 eran integristas)  se hallaban en la minoría agraria y batallaron las reformas en el Congreso. En ese contexto de malas relaciones, engañaron al ministerio. Basándose en las declaraciones de los agricultores detectaron una escasez de trigo, y se ordenaron importaciones. No fue escasez, si no ocultación y retenciones especulativas La importación de trigo ordenada por Marcel.li Domingo (en el dibujo del lateral), la investigación y las declaraciones aseguraban el déficit de manera real. Así que debido al engaño y la falta de patriotismo de los poseedores del trigo, se ordenó la importación gradual. Sirvió a los especuladores agrarios castellanos para una maniobra de confusión. Baja de precios, saturación del mercado,  que atribuyeron a la importación. (del género idiota). La pequeña burguesía rural fue un colaborador fiel de los poderosos  en el gran timo. Para crear malestar político con en Gobierno, se destruyó el bienestar social de muchos

 En las elecciones de 19 de noviembre de 1933 CEDA y los Agrarios logran el triunfo en Castilla, con el copo de las derechas de los parlamentarios por Burgos, pero el problema triguero continúa con el nuevo gobierno de derechas. El comercio se interviene, se prohíbe la contratación directa (Juntas locales de Contratación), se fijan tasas graduales (50-58 pts.), se obliga a declaración jurada.

 EL LIBERAL 28-agosto-34 Pleno en Villarcayo, en el turno de ruegos y peguntas el concejal de izquierda Ángel López García para hacer algunas advertencias respecto a la eficacia de la Junta de Contratación de Trigos. El mercado triguero de esta Villa es el más importante de la comarca y denuncia que el mercado del trigo ha sufrido un grave quebranto debido a que es grandísimo el número de agricultores que no solo no exige el cumplimiento de las disposiciones vigentes relativas al tránsito y venta de trigo, sino que con objeto de vulnerarlas no acuden al mercado. Las guías que se exigen para la circulación de este cereal apenas se conocen porque nadie las solicita en su punto de origen. Se tiene casi la evidencia de que no se paga el trigo a precio de tasa. El concejal Sr. Presa presidente de la Junta de contratación, dice que son muy pocas las ventas de trigo cuyo pago se verifica en presencia de la Junta, por lo que clandestinamente y a precio inferior al oficialmente estipulado, es de la forma que se realizan las operaciones.  Interviene el Sr. Alcalde  Eliseo Cuadrao para hacer resaltar la falta de valor cívico de algunos vendedores de trigo, quienes después de recibir ante la Junta de Contratación el importe de la venta con arreglo a la tasa, devuelven a los compradores la diferencia entre este y lo acordado. Lamenta el proceder de estas gentes que prestándose a semejantes abusos aumentan la ganancia de los acaparadores de trigo con evidente detrimento para su economía particular. Total que de seguir así las cosas y mientras no se levante el espíritu pusilánime de los labradores de esta comarca las disposiciones vigentes sobre esta materia no tendrán ninguna eficacia.

 En Octubre del 34 la CEDA entra en el Gobierno, y el nuevo ministro de Agricultura es uno de ellos: Giménez Fernández. La excelente cosecha supuso la necesidad de desvalorizar el cereal. El Estado acabará comprando el sobrante. Mientras tanto fueron desregulando las condiciones laborales y desactivando la reforma agraria. A esto se debe de añadir la secuenciación de excelentes cosechas, creando unos excedentes almacenados sin salida.

 Los gobiernos derechistas poco hicieron excepto frenar la reforma. Las medidas respecto al trigo de nuevo fueron inoperantes. Como ejemplo la adquisición en 1935 de 380.000 Tm de trigo que estaban almacenadas un año después.

EL LIBERAL 15 oct 35 jueves Villarcayo. EL PARAISO AGRARIO.Pavorosa situación de los labradores por la imposibilidad de dar salida al trigo. El mercado de cereales de la Villa, el más importante de la zona, ha llegado al estado de PARALIZACION y decadencia. Esto repercute en la industria y comercio local al ver disminuidas las operaciones. Es de suponer lo satisfechos que estarán los agrarios: Martínez Velasco, Estébanez, Cuerta, Armiño…

 Y así sin solucionar nadie nada, los enfrentamientos van creciendo sin limites, ni componendas. Y para más INRI es usado como argumento por militares derechistas para dar un golpe de estado, con las funestas consecuenicas que todos conocemos.

 

 

                La memoria de Las Merindades Ayúdanos a  saber: merinmemo@gmail.com

INDICE

ELISEO

HAZ ALGO

 

ELISEO CUADRAO GARCIA HACE 80 AÑOS DE LA PROCLAMACIÓN DE LA REPúBLICA

 icono-80-republica.png

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en G) En tiempo de la República, J) Personas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA CUESTION AGRARIA. Eliseo Cuadrao.

  1. Pingback: INDICE: LOS QUE NO TUVIERON SITIO EN LA CRUZ | lasmerindadesenlamemoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s