EL EJERCITO REBELDE EN LA OFENSIVA FINAL

GUERRA INCIVIL – 13

Por su parte, del bando sedicioso, mandado por el General Fidel Dávila Arrondo, constaban 40.000 hombres de la brigada de Castilla y Navarra, más 20.000 de la reserva, tres divisiones italianas, y la Feicce Nere  en total aproximadamente 90.000 hombres. A ello hay que sumar un importante apoyo artillero y de aviación italiano y Legión Condor alemana.

 62 Divisón que incluía a las  Brigadas de Castilla mandadas por el general Ferrer con cuartel general en Palencia. I Brigada al mando del coronel Gisau desplegada de Viergol a Lorilla. II Brigada al mando del coronel Faurié en Aguilar de Campoo. En estas se integran también las fuerzas del teniente coronel Moliner (II Brigada de Castilla).

 Las Brigadas de Navarra , luego sería la 61 División al mando del general José Solchaga. La II Brigada al amando de  Muñoz Grandes en Ocharan (Zalla). La II Brigada al mando del coronel Rafael Latorre Roca en Sopuerta. La VI al mando del coronel Miguel Avriat en Santullano (Alava).

 En otra línea de frente  estaban las I, IV y V Brigadas de Navarra.  La I mandada por el coronel Rafael García Valiño, la IV mandada por el coronel Camilo Alonso Vega, y la V al mando del coronel Juan Bautista Sánchez González.

Las Brigadas de Navarra eran en realidad pequeñas divisiones, de gran agilidad maniobrera y adaptadas al combate en montaña. Cada una constaba de 10 batallones de infantería,  2 grupos de artillería y los consiguientes servicios (ingenieros, sanidad…)

 LA CTV italianas. Tras su reorganización, después de la derrota de Guadalajara,  el jefe Supremo era  el general Doria , y el mando en campaña el general Ettore Bastico. Contaba con  tres divisiones: División Llamas Negras al mando del general   Luigi Frusci, División XXIII de Marzo mandada por el general Enrico Francisci y  la División de asalto Littorio al mando del general Annibale Bergonzoli. Más un destacamento Celere, dividido en apoyo de las divisiones, artillería y servicios. Dadas las características de La Montaña ambos bandos utilizaron gran cantidad de artillería: el grupo Celere del Coronel Balini, y el regimiento motorizado IX di Maggio y una fuerte masa de artillería mandada por manca di More.  en Villarcayo la División Vittorio del general Bergonzoli. Algunos autores indican que en la operación llegaron a intervenir 700 piezas. las fuerzas sublevadas. Los aviones eran 70 modernos aviones alemanes de la Legión Cóndor, 80 aviones italianos y 70 aparatos españoles, junto con una flotilla de hidroaviones.

 Las Flechas Negras era una Brigada mixta de españoles e italiano manda por el general Piazzonni. La brigada dependía directamente del general Davila.

 Según se puede comprobar con el informe Brusiloff (un traductor ruso que escribió un informe que ha publicado Alberdania en 2009 de la mano de Mikel Aizpuru) las fortificaciones que realizaron los franquistas eran superiores a las de los republicanos. Los sediciosos, militares profesionales estudiaban el terreno con profundidad. Optaron fundamentalmente por el sistema de “blocaos”, de ese modo cada punto era por si solo un verdadero fuerte. Estos se construían a distancia unos de otros para que el fuego cruzado pudiera batir el territorio que le separaba. Cada Blocao disponía de refugio de cemento, artillería y ametralladoras, capaces de resistir a la artillería y a la aviación. Delante de ellos se construían trincheras y se tendía alambradas. En caso de ataque se replegaban al blocao. Así las líneas franquistas se hicieron invulnerables. Solo consiguieron apoderarse del de El Mirador de Espinosa, pero no por las armas, sino por la astucia. La guarnición franquista del blocao se confió de la tranquilidad, la guardia se durmió y los milicianos granada en mano hicieron 100 prisioneros.

 Los republicanos al contrario trataban la cuestión de manera superficial. se conformaron con construir trincheras con alambradas, no se preocuparon de la fortificación a su espalda.. En las épocas de invierno o de tranquilidad de los frentes los milicianos vivían en los pueblos desde donde enviaban, no siempre, centinelas a las trincheras.

 Por otro lado las condiciones físicas y la moral de los atacantes era superior al de las republicanas. Así lo señalaría Largo Caballero: Hablar del Ejército del Norte era un eufemismo. Había las milicias de Asturias, las milicias de Santander y las del País Vasco, que en general actuaban cada una con sus propios mandos… No se toleraba que ningún intruso se inmiscuyese en asuntos de familia, aunque la estrechez egoísta y localista llevase a unos y a otros a la catástrofe, y a todos, a ir preparando el terreno para la derrota de la República…La conducta decaería aún más al extenderse los primeros rumores, a la larga fidedignos, de que altos cargos del Gobierno Vasco habían estado negociando la rendición de sus fuerzas a los italianos.

 El ejercito del Norte, además era un ejercito bloqueado, en opinión de Gamir. Se encontraba aislado por tierra y mar. había agotado las posibilidades de refuerzos, y no tenía más medios que los propios para vivir y combatir. Aún así la propuesta seguía siendo la misma: concentrarse en Reinosa, y bajar por el Ebro hasta unir con Catalunya.

 

El objetivo de este blog es desempañar el retrovisor y permitirnos mirar con mayor objetividad a un época terrible. Está en vuestras manos aportar más datos o proponer otras ideas. Los datos sobre Las Merindades son muy pequeños, así que agradecemos vuestras aportaciones, directamente o por el correo electrónico: merinmemo@gmail.com

Aunque va despacio,  continuamos recogiendo datos de las personas que no tuvieron sitio en la cruz de los pueblos. Puedes consultar los nombres en las categorías, clicando sobre “listado alfabético por pueblos”.

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en D) Guerra incivil. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EL EJERCITO REBELDE EN LA OFENSIVA FINAL

  1. Pingback: INDICE: LOS QUE NO TUVIERON SITIO EN LA CRUZ | lasmerindadesenlamemoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s