EL FRENTE NORTE LA OFENSIVA FINAL (De enero a octubre de 1937)

GUERRA INCIVIL – 11

1937 es el segundo año de guerra en el Somo va a suponer el final del frente Norte, la guerra se va a trasladar definitivamente a otros ámbitos de la vida en el Valle. En torno a abril-mayo de 1937 comienza un segundo y largo ciclo central de la guerra, que culminará con el final de la batalla del Ebro en una situación de práctica derrota de la República, en noviembre de 1938.
El primer gran revés republicano es la conquista por Franco de toda la cornisa cantábrica, Vizcaya, Santander y Asturias, lo que se consuma entre abril y octubre de 1937.Durante los ocho primeros meses de la rebelión se centraron en tomar Madrid, pero esta fracasó. A  fines de marzo de 1937, tras la derrota de Guadalajara,  Franco decidió estratégica de trasladar el eje de la guerra a la zona Norte. Los territorios del Norte eran una presa fácil al estar divididos y mal equipados militarmente, pero también eran una joya industrial para la fabricación de armamento, como así sería El Norte era codiciado por los rebeldes por sus industrias y su subsuelo. La campaña duró siete meses hasta octubre de 1937. La destrucción del frente por parte de los rebeldes se vio venir en 1937 a partir de la caída de la vecina Bizkaia y el fracaso gubernamental de Brunete

Por la parte leal a la República se siguen sucediendo  los ataques, a finales de febrero de 1937 se trata de avanzar bruscamente hacia Burgos, el 4 de mayo tratando de descongestionar el frente de Vizcaya, se lanza otro ataque sobre Biricia. La ofensiva estaba bien concebida pero las tropas estaban mal entrenadas, carecía de moral y de buenos mandos.

A finales de marzo empieza el ataque faccioso sobre Vizcaya con un ejército en el que juegan gran papel los requetés carlistas, artillería y aviación alemana e italiana, y  tropas italianas. Desde comienzos de abril hasta octubre, de forma sucesiva, el Ejército sublevado conquistó Vizcaya, Santander y Asturias. Burgos quedó totalmente ocupado para el nuevo estado el 26 de agosto.

Hasta su muerte, el general Mola fue el responsable de los sublevados. Disponía de unidades fogueadas como las brigadas navarras  (4 brigadas de 18.000 hombres) una especie de sustitutos de las tropas de Marruecos y con las Flechas Negras de los italianos. Es posible que al principio sus medios humanos fueran inferiores, pero tenía una evidente superioridad artillera y, sobre todo, de aviación que desempeñaban un papel importante.

Como hemos vistos el Frente era  extraordinariamente grande,  300 kilómetros con una profundidad de tan sólo 30 ó 40 kilómetros. A esta terrible situación estratégica hay que sumar problemas del cantonalismo en la dirección y la insuficiencia de recursos militares. Por ejemplo, en el momento inicial hubo hasta tres juntas diferentes en Guipúzcoa (en San Sebastián, Azpeitia y Eibar). Hasta diciembre no se produjo una unificación que redujo a tres unidades políticas y de mando en el Norte (los Consejos de Santander, el de Asturias y el Gobierno vasco), pero aun así el grado de unificación fue muy relativo. La autoridad nominal del Norte el general Llano de la Encomienda. Hasta abril de 1937 no se empezó a organizar el Ejército

A estas deficiencias de dirección hay que sumar además los problemas de dotación y aprovisionamiento. Para los defensores la superioridad del adversario en aviación fue siempre obsesiva, que cifraron en diez a uno. La superioridad artillera de los atacantes, aumentada por la mejor utilización de los recursos, también jugó un papel importante en la campaña donde el Ejército Popular con armamentos menos modernos llegó a disponer de 14 tipos diferentes de piezas artilleras. .  Y finalmente una excelente situación climatológica para la aviación y el movimiento de tropas, no llovió desde febrero del 37 a noviembre del 37. En 1938 hubo un estiaje temprano en todo el año solo 312 mm.

Las operaciones del frente norte por parte de los fascistas  se iniciaron el último día de marzo de 1937 y desde un principio se caracterizaron por el empleo sistemático de la aviación y la artillería con una tremenda potencia de fuego. La aviación rebelde no escatimó bombardear objetivos civiles. En el transcurso de, tuvo lugar el bombardeo de Guernica, acontecido el 26 de abril de 1937. La mezcla de bombas rompedoras e incendiarias resultó especialmente destructiva en una población de casas altas y calles estrechas. Por primera vez en Europa se bombardeaba masivamente una ciudad indefensa.

frente-del-norte-marzo-agosto-1937.jpg

Después de un duro invierno y tres meses sin actividad, el 29 de marzo el ejército republicano lanza una ofensiva cuyo objetivo es el Páramo de La Lora, cortando las comunicaciones entre Burgos y el frente de Vizcaya. Lorilla y Sargentes de la Lora (Burgos) caen en manos  republicanas, que contaron con la cooperación de la aviación.  A principios de abril una serie de ataques desde el ejercito del Norte consiguen estabilizar los avances franquistas en la zona de la Lora, Bricia, Espinosa y Cilleruelo. Otra una nueva ofensiva republicana en la provincia de Burgos, del 2 al 5 de mayo, cuyo objetivo es conquistar el saliente de Bricia y lograr el control de la carretera Santander-Burgos, pero finaliza en un nuevo fracaso.

Entre marzo y junio del 37, una vez derrotados en Guadalajara los italianos son enviados al frente Norte, en esas fechas se instalan en Villarcayo y Soncillo y extiende sus baterías por todas las peñas. Lo mejor del ejercito italiano era la artillería, con mandos competentes y con un empleo de municiones abrumador, rayando en el despilfarro a ojos de unos colegas, los franquistas, habituados a las limitaciones impuestas por el abastecimiento.

A finales de mayo, los republicanos organizaron una ofensiva hacia Segovia para descongestionar Bilbao, que no tuvo el éxito esperado. Es la que  Hemingway relata en su libro Por quién doblan las campanas.

La primera quincena  de Junio el ejercito rebelde presiona sobre La Lora, Loma del árbol, y Espinosa de Bricia, pero no lo hacen con rigor hasta que terminó la campaña de Vizcaya en junio de 1937, el 18 de junio se evacuó totalmente Bilbao, el 19 queda en manos de los tanques sediciosos. Tras la captura de las provincias vascas, Franco al encontrarse con la ofensiva de Brunete hizo un pequeño parón antes de lanzarse sobre Santander. Seguidamente la rendición nacionalista de Santoña hundió de manera irremediable el frente Norte, a fines de agosto los batallones vascos se negaron a retirarse hacia Asturias para allí seguir la lucha por la Republica.

El 26 de Junio se advierte de la llegada masiva de fuerzas enemigas a la Republica en el  sector Villarcayo-Espinosa.

El 3 de julio se inica un ataque sobre Espinosa de Bricia, que coincide con el inicio de Brunete. El 5 de julio de 1937 el Gobierno de la República ordenó una ofensiva sobre Brunete, que descongestionase Madrid y contuviera el avance en el Norte, a las puertas  de Santander. Llego tarde para ayudar a Euskadi, pero retraso dos meses la caída de Santander. La batalla de Brunete acabó a finales de julio y el Franco recuperó para el frente norte  las unidades que había desplazado.  El 9 de Julio sigue habiendo gran movimiento de falangistas y moros en Espinosa, Soncillo y Villarcayo. E italianos a millares. Se produce algún bombardeo de algún convoy en la zona de Soncillo.

En Las Merindades inician la ofensiva con cañoneos. El 4 de agosto baten intensamente con artillería Renedo de Bricia. El 5-6-7 de agosto cañonean Noceco, Villasante, Quintanilla y San Pelayo desde la Peña y Bedón. El 10 la artillería sobre Campo Mayor y Coto Morales sobre las líneas de Peña Tubia.

La ofensiva era eminente. El 6 de agosto, un decreto creaba en Santander la Junta Delegada del Gobierno en el Norte, presidida por el general Mariano Gamir Ulibarri, máximo responsable militar, y compuesta por un representante de los Gobiernos de Euskadi, Asturias y Santander ( Los generales Francisco Llano de la Encomienda y Toribio Martínez Cabrera, desacreditados, fueron enviados a la zona central). En este tiempo, unido a la falta de alimentos, los habitantes de Santander sufrían ataques aéreos, mucho más frecuentes que el año anterior, y se les animaba desde la prensa local a una tarea de fortificación. A la vez, se procedía a la evacuación por mar de refugiados vascos con destino a Francia.

El 16 de agosto Gamir encarga al teniente coronel Galán permanecer en la divisoria, defendiendo la posición jalonada por los puertos que dan acceso a San Pedro de Romeral, a la Vega de Pas, al Escudo, a Besaya,  Saja, es decir sobre Sotoscueva. Pero no hubo posibilidad de establecer una línea continua.

Si Vizcaya fue la mayoría de edad para el Ejército sublevado, en Santander además este Ejército había aprendido la gran maniobra.  Durante las operaciones militares fueron abundantes las deserciones de las filas del Ejercito Popular y ya hemos visto cómo los nacionalistas vascos dieron pruebas de ausencia de moral. Sin embargo, el factor verdaderamente decisivo fue esa capacidad de maniobra antes mencionada. Lo ha escrito Ciutat, uno de los mandos militares del Ejército Popular en el Norte: “Si en la ofensiva de Bilbao resultó decisiva la aviación alemana de la Legión Cóndor, en la de Santander influyó de modo decisivo la maniobra de las unidades de montaña, las brigadas de Navarra, por las alturas de las divisorias, combinada con la incesante presión aérea”. Para este militar hubiera resultado mejor para los republicanos defenderse en las zonas montañosas, prescindir del peligroso saliente que la línea mantenía en Reinosa y mantener los mismos mandos en vez de cambiarlos, tal como se hizo poco antes de iniciarse las operaciones.

El objetivo de este blog es desempañar el retrovisor y permitirnos mirar con mayor objetividad a un época terrible. Está en vuestras manos aportar más datos o proponer otras ideas. (Os recordamos el guión que os propusimos, que puede ser una actividad a la que dedicar un rato este verano). correo electrónico: merinmemo@gmail.com

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en D) Guerra incivil. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL FRENTE NORTE LA OFENSIVA FINAL (De enero a octubre de 1937)

  1. Pingback: INDICE: LOS QUE NO TUVIERON SITIO EN LA CRUZ | lasmerindadesenlamemoria

  2. Jose Luis dijo:

    ¿Brigadas de Navarra de 18.000 hombres cada? No, hombre, no (ni la mitad).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s