ASENTANDO EL FRENTE NORTE SEPTIEMBRE-NOVIEMBRE DE 1936,

 


GUERRA INCIVIL – 9 (EL FRENTE NORTE)

 

Las posiciones rebeldes

Tras la toma de San Sebastián a mediados de septiembre el ejercito de Franco vio la necesidad de reforzar el sector norte-occidental (desde Soncillo a Palencia), se envían 750 hombres al mando de Sagardía. Su misión era bloquear cualquier avance republicano desde Santander.

Antonio Sagardia Ramos nacido en Zaragoza, en una familia de hidalgos vasco-navarros, era un comandante retirado -acogido a la “ley Azaña”- que reside en Francia. Hasta el 18 de julio de 1936, sólo se había destacado en el Ejército como un militar teórico. Mola le manda llamar,  Sagardía recibe el encargo de trasladarse a San Sebastián, para entregar un mensaje a las guarniciones de sumarse al alzamiento. Inmediatamente, se hace cargo de un grupo de voluntarios y soldados para tomar parte en las operaciones de Tolosa y comenzar a organizar la columna por el norte de Burgos. La primera fase de la guerra española está protagonizada por un tipo especial de unidades: las columnas. Los dos bandos están firmemente convencidos que la contienda será rápida, se confía  en los golpes de fuerza, en las internadas de los hombres más audaces dispuestos a arrebatar al enemigo las tierras y las ciudades.

La mayoría de los que forman su columna, son gente fuera de reemplazo, de edad militar, abundan los adolescentes y  ancianos. Las tropas franquistas de este frente estaban compuestas por el ejército y por falangistas provenientes de La Rioja y de Burgos.  bajo las órdenes del Comandante Sagardia.  El grupo no alcanzó dimensiones para formar una unidad compacta; por otra parte, la ausencia de material bélico adecuado impide estructurar en el terreno de la realidad a estos soldados como elementos de combate autónomos. Sagardía fue uno de los mayores criminales y genocidas  durante la Guerra Civil, tanto en el frente norte como en el exterminio que realizó en Cataluña.  En la comarca del Pallars Sobirà, la represión que las tropas franquistas llevaron a cabo en 1938, bajo las órdenes de Sagardía, fue muy dura. Se tiene conocimiento de la muerte sin juicio de 67 personas. Son conocidos como “los santos inocentes del 38”. La mayoría de los fusilados no tenían ningún tipo de vinculación política. Entre ellos había mujeres, niños y ancianos. En Bricia hay un monumento se encuentra a mano izquierda yendo por la N-623 dirección Orbaneja del Castillo.

 

A su vez, en el sector oriental,  el comandante Luis Moliner, jefe de las milicias de la Falange burgalesa, tomó el mando del sector occidental. En conjunto a primeros de octubre los rebeldes tenían 4.416 hombres en el norte de los cuales solamente 550 eran soldados regulares. El grueso de las fuerzas las componían 4 banderas y una centuria de la falange (2281) y el resto lo completaban requetés, guardia civil y una compañía de las JAP. El teniente coronel Gerardo Mayoral estaba al mando de todo el sector de Burgos.

En Quincoces se formó el tercio de Santa Gadea de Burgos, estaban al frente de él, el comandante Molerá y el capitán Calvete. Toda la cordillera que domina el valle de Mena hasta Orduña estaba custodiado por el Tercio.

El ferrocarril de la Robla va a ser la línea de aprovisionamiento de los franquistas, aunque frecuentemente había que suspender la circulación, ya que eran continuas las escaramuzas y ataques al tren, para cortar la comunicación.

Se estableció un frente en la montaña desde el valle de Mena hasta Picos de Europa. Al que apenas se prestó atención ya que retenía unos cientos de combatientes de cada lado que vigilaban los accesos de San Glorio, Pozazal, El Escudo y Espinosa. Y permaneció en los puertos de la zona (La Sía, Lunada, Las Estacas, Los Tornos) hasta 1937, con intensos enfrentamientos y pérdidas de vidas humanas. Las cotas de Nevero Polluelo y Pico de la Churra estaban fortificadas y guardaban el frente por delante el puerto de Estacas.

El 10 de septiembre se produce un importante avance en Burgos de la columna gubernamental del Comandante García Vayas. El 1 de octubre, al igual que los siguientes días de principios de octubre, la aviación republicana realiza varios vuelos sobre Álava y norte de Burgos con buenos resultados. El 10 de octubre llegan a Villarcayo y reciben la orden de establecerse en Soncillo. Sagardía jefe de las fuerzas que defendían la Lora y el Escudo le preocupaba lo frágil de su frente muy ancho (80 Km.) y cercano de Burgos, a solo 50 kilómetros. Pero nunca hubo una amenaza real por parte del Ejercito del Norte.

Desde el 11 de octubre hasta finales de mes los republicanos lanzaron diversos ataques desde Valderrible. Primero en dirección a La Lora, luego Soncillo, Villarcayo y Espinosa y por Villasante, La Sía y Estaca de Trueba.. Estos avances fueron contenidos.

De mayor envergadura fue el ataque de finales de Noviembre que ordenó el general Lamo de la Encomienda. La idea en nuestro sector era avanzar desde Santander hacia Aguilar de Campoo, Villarcayo, Trespaderne y Miranda de Ebro, para luego atacar por Villareal y tomar Vitoria. El sentido del avance posterior sería Logroño y por el Ebro unir el Norte con el levante. Pero toda la operación fracasó aunque dio lugar a encarnizados combates. El fin era atravesar las líneas del Crucero y llegar a Villarcayo. Por esos días en los talleres de la Robla de Balmaseda se construía un tren blindado para abrirse paso hasta Espinosa. Hubo un chivatazo y este tren fue bloquedado.

 

El objetivo de este blog es desempañar el retrovisor y permitirnos mirar con mayor objetividad a un época terrible. Está en vuestras manos aportar más datos o proponer otras ideas. (Os recordamos el guión que os propusimos, que puede ser una actividad a la que dedicar un rato este verano). correo electrónico: merinmemo@gmail.com

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en D) Guerra incivil. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ASENTANDO EL FRENTE NORTE SEPTIEMBRE-NOVIEMBRE DE 1936,

  1. Pingback: INDICE: LOS QUE NO TUVIERON SITIO EN LA CRUZ | lasmerindadesenlamemoria

  2. Iñaki Alonso Isusi – Paraje Los Linares, entre Barrio Panizares y Hoyos del Todo Burgos a kilóme-tros del frente de La Lora. Hoy he colocado junto a una de mis primas y varios amigos una cinta en el lugar que fueron fusilados tres soldados republicanos muy lejanos al frente por el simple hecho de desear combatir en el bando que su conciencia les dictaba y no en el que fueron forzosamente llevados a la guerra. Mi padre vio el fusilamiento con 8 años escondido en lo alto de uno de estos chopos. Él a pesar de ser en su edad adulta católico y fascista, rezó siempre al pasar junto al lugar. Hoy he honrado el recuerdo de esos gallegos honestos que murieron sin haber hecho daño a nadie, gritando con total valor viva Rusia, y uno de ellos tras confesarse. Honor para para las personas honestas y justicia para sus familias. Después de 80 años de silencio, yo les doy voz. Bajo mi responsabilidad. No sé las coordenadas exactas, pero sí el lugar aproximado y he hecho denuncia pública de ello. Que su familia pueda saber algún día que fueron gente valerosa y con honor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s