HISTORIA DEL BATALLÓN KARL LIEBKNECHT

Sentir, por fin, llegar el alba,

su melodía limpia y fresca,

y barremos las sombras turbias

que oscurecen nuestras cabezas,

y beber las lejanas brisas

que nos alejan de la tierra

maniatados y adormecidos,

sin saber a dónde nos llevan.

JOSE HIERRO

Esta entrada del blog pretende ser un cuaderno de apuntes públicos, donde ir añadiendo continuamente los datos que vayamos obteniendo, pero también un pequeño homenaje a esos ciudadanos lucharon para defender la Libertad.

Aunque estrictamente no corresponde a estas páginas sobre Las Merindades le hemos hecho un pequeño espacio al Batallón Karl Liebknecht (o Carlos Liener como se le llamaba) . En este batallón lucharon ciudadanos de las Merindades y de Burgos, que quisiéramos ir localizando y de paso también a los demás. Su primera actuación fue en Los Tornos (en el frente entre la Merindad de Montija y Espinosa de los Monteros)  en diciembre de 1936.

1.    Breve historia del Batallón Karl Liebknecht
2.   Milicianos del Batallón Karl Liebknecht A-L
3.  Milicianos del Karl Liebknecht M-Z

4.- Últimas levas del Karl Liebknecht

Os proponemos que nos ayudéis a ir recopilando la historia del BATALLÓN KARL LIEBKNECHTy sobre todo una pequeña biografía la de sus milicianos. Correo: merinmemo@gmail.co

INTRODUCCIÓN

Comenzamos con estos apuntes que fundamentalmente y entre otros hemos tomado de diversos textos  historiador Francisco Vargas.

Sean estas primeras líneas un homenaje a los ciudadanos del batallón Karl Liebknecht, es emocionante pensar como ciudadanos se organizan y toman las armas para defender las libertades, es imposible valorar la humanidad de ese gesto, como es imposible hacerse a la idea de todo el horror y dolor que se generó. Entre sus batallones el KARL LIEBKNECHT  posiblemente  sea el Batallón geográficamente más mixto  (guipuzcoanos, vizcaínos, burgaleses, internacionalistas, cántabros, navarros, asturianos…). E incluso ideológicamente, este batallón de adscripción comunista por ejemplo su primer comandante fue el nacionalista Félix Placer  o entre sus miembros se encontraba el alcalde de Izquierda Republicana de  Alza Juan Iriarte y bastantes milicianos eran republicanos, anarquistas….

Este batallón contó al menos, según los cálculos de Francisco Vargas, medio centenar de burgaleses, de los cuales alguno era vecino de Las Merindades. E incluso su primera actuación fue en Noceco simultánea a la ofensiva de Villareal en diciembre de 1936. Después lucharon en Elosu, Elorrio, Durango, Bermeo, Amurrio y Archanda-Santo Domingo… Un parte de ellos también participó en la batalla del Ebro.

El PCE o mejor la federación comunista vasco-navarra en la que también se integraba Santander, Burgos y La Rioja hizo un gran esfuerzo humano y político por intentar ganar la guerra. No solamente en el frente, también en la retaguardia con el Socorro Rojo  (SRI). La existencia de  batallones con el nombre de Rosa Luxemburgo y de KARL LIEBKNECHT  explicaban una sensibilidad del movimiento comunista con el espartaquismo. KARL LIEBKNECHT  nació en 1871 en Leipzig y  lo asesinan en Berlín en 1919. Participó en el movimiento socialista desde su juventud. Militante en contra del militarismo alemán, al estallar la Primera Guerra Mundial, se opuso a la participación de Alemania, enfrentándose a su partido. Con Rosa Luxemburgo fundó los espartaquistas del SPD, que se opusieron a la política bélica. Fue expulsado del SPD.  Las terribles secuelas de la guerra provocaron la Revolución de Noviembre de 1918. En ese momento fundó el Partido Comunista de Alemania (KPD). Fueron detenidos Liebknecht y Rosa Luxemburgo y asesinados.

1.-ORGANIZACIÓN Y PERDIDA DE GIPUZKOA (17 DE JULIO/ 6 DE OCTUBRE)

El 19 de julio de 1936, ante la rebelión militar, en las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa fueron los militantes de las organizaciones políticas de izquierda quienes tomaron las armas en defensa de la República.  Las columnas que se organizaron como fuerzas de combate fueron de muy heterodoxa composición. Los milicianos marcharon a combatir en grupos más o menos organizados, ideológicamente homogéneos, en los que ejercía el mando alguien con la suficiente autoridad moral.

A los comunistas no les pilló de sorpresa la organización de milicias, siguiendo las directrices, las Milicias Antifascistas Obreras y Campesinas (MAOC) apenas habían comenzado a crearse en Mayo de 1936 en Guipúzcoa. Al estallar la Guerra, el 18 de julio, ya apareció en Guipúzcoa un Regimiento de las MAOC que reunía a los voluntarios guipuzcoanos y una Columna Perezagua que hacía lo mismo con los vizcaínos. Entre otras serían: En Pasajes cogieron el nombre de Lenin, que tuvo una vanguardia de choque llamada el grupo de la muerte. En Rentería llegaron a 327 milicianos(¡!). Los MAOC de Donostia contaron con 200 movilizados.  En Alza  el 5 de agosto se formó la llamada Primera Compañía Roja de Alza, que tuvo 96 milicianos mandados por el capitán José Hernández García, los tenientes Juan Iriarte, Florencio Vázquez y Felipe Guillén, además  entre los que estaban el médico Ramón Irigoyen y el practicante Telesforo Marcellán. Se integraron un tercio (37) en el  KARL LIEBKNECHT. Toda la compañía de Altza no pasó al KL, ya que la compañía se formó en respuesta al levantamiento militar y agrupó en su seno a personas de diferente ideología que pocos meses después, con el desarrollo de la guerra y la formación del Ejercito de Euskadi, pudieron elegir el batallón más afín. En agosto entró en combate en Irún  el batallón Commune de Paris, compuesto sobre todo por franceses y belgas, también  encontramos unos sesenta extranjeros de todas las nacionalidades al lado de los defensores de Irún, algunos de ellos participaran luego en este batallón.

Cuando el batallón estaba en Bilbao (escuelas de General Concha)  y les tocaba salida normalmente solía ser de la estación de Santander en Bilbao, bajaban junto a otros batallones desfilando por la Gran Vía,  con la banda de música y con la bandera del batallón bordada de seda (roja con la hoz y el martillo) a la tarde.

INTERNACIONALISTAS EN EL K.L.
(Del texto de F.M. Vargas Alonso Voluntarios internacionales y asesores extranjeros en Euskadi)  Un grupo importante de los milicianos del K.L. eran extranjeros, brigadistas, que vinieron desde el primer momento a luchar por la libertad.  La intervención de voluntarios extranjeros en el campo republicano fue muy escasa, a pesar de su temprana participación, por ejemplo en San Marcial-Irún en 1936.  No fue superior a un par de centenares, frente a los del bando franquista. Los extranjeros de las milicias surgidas en el País Vasco no gozaron del status de las Brigadas Internacionales hasta el verano de 1937. Los internacionalistas  que lucharon por la causa de la República en Euzkadi acudieron a la guerra por solidaridad de clase, al estallar la misma. Una minoría ya estaba en Euzkadi al momento de estallar el conflicto, caso de algunos exiliados centroeuropeos. Los primeros voluntarios llegaron a finales de julio. Entre ellos estaba el «grupo polaco de los nueve» que actuó en Irún.  A finales de agosto, por ejemplo, el batallón Rusia de las JSU (6. 0 de Meabe) controlaba a varios voluntarios internacionales en una de sus compañías, la «Thaelmann», encuadró a 34 hombres mandados por el teniente José Gómez, siendo algunos de ellos voluntarios internacionales. Tras la expedición asturiana de octubre de 1936, parte de los voluntarios extranjeros pasaron al batallón Liebknecht.

En enero de 1937 se dio el paso para organizarse los internacionalistas  mediante llamamientos en la prensa, y en febrero aparecía el  «Bureau de la Brigada-Internacional de Euzkadi».  Al frente de la misma, como «comandante jefe», estaba el voluntario Paul Duperte (Duporto en otras fuentes). El secretario del comité era Pierre Noblecourt, quien en el verano estaba encuadrado en el batallón Rusia de las JSU. En mayo de 1937 el citado Noblecourt figuraba como miliciano en la compañía de ametralladoras del batallón comunista Karl Liebknechtl.  La unidad comunista vasca donde encontramos más intemacionales es el batallón Karl Liebknecht, organizado en noviembre de 1936. En total debió contar con una treintena de extranjeros, lo que equivalía al 4% de sus efectivos  en diciembre de 1936. La mayor parte en la compañía de Ametralladoras mandada por el capitán Victoriano Martín Cerrato. Éste actuó en 1936 como jefe de las «Milicias Internacionales» que actuaron en Irún, Ventas de Astigarraga, Umieta y retirada de San Sebastián.  Entre los 27 voluntarios identificados nominalmente destacaban el suboficial León Arments, el sargento Hans Brandems y los cabos Jean Belloe y Gabriel Serafinoff. A finales de mayo, por las bajas en combate o el paso a otros destinos, sólo figuraban cinco extranjeros en el Karl Liebknecht.  La calidad de la aportación de los voluntarios internacionales al campo republicano en territorio vasco fue superior a la que era de prever. La experiencia militar de algunos de ellos permitió contar con expertos y motivados grupos de ametralladores que fortalecieron las carencias técnicas.  pero nada que ver, por tanto, con la masiva intervención de elementos extranjeros en las filas contrarias.

Pasados los primeros días de euforia los milicianos empezaron a sufrir en sus carnes la dureza de la guerra y se empezaron a dotar de una estructura más eficaz para las operaciones militares.  Se agruparon en batallones de milicia, a partir de septiembre con la llegada de Francisco Ciutat, con la misión de aunar militarmente el norte republicano. El batallón número 26, el KARL LIEBKNECHT se organiza entre Octubre y Noviembre de 1936 con compañías comunistas de guarnición en el frente de Eibar, algunas fuerzas de la Columna Larrañaga y otras. (Esta es una de las cuestiones que quisiéramos aclarar). Era tanta gente la que había alrededor del Larrañaga que fueron destinados a varios batallones (Larrañaga, Rosa Luxemburgo y que surgió en ese momento). Su primer comandante fue un nacionalista,  Félix Placer. En el batallón se integraron los restos de las MAOC de Gipuzkoa “Bala Roja” o como la Compañía Roja de Alza mandada por José Hernández García. Hubo en este batallón bastante gente de la Costa vizcaína y guipuzcoana que era del SRI y del PCE debido a que Juan Astigarrabia Andonegi, desde Pasajes creó un sindicato de Tostartekos.  Además quien dinamizo la zona fue un comunista de Elantxobe  (ambos dos posterormente fueron de  Euskadiko Ezkerra) Manuel Endeiza, que trato de crear un Batallón con voluntarios de la comarca Bermeo – Gernika – Lekeitio, el Gernika-Arbola, pero al no haber gente suficiente se integraron en el Karl L.

2.-.- LA  OFENSIVA DE VILLAREAL A LA OFENSIVA FRANQUISTA DE  MARZO.

A finales de año, por impulso de Largo Caballero se forman las milicias unificadas, dirigidas por un comité central de guerra. El 14 noviembre de 1936, todas las fuerzas republicanas de Asturias, Cantabria y Vizcaya quedaron agrupadas en el Ejército del Norte. Para su mando el general Francisco Llano de la Encomienda, pero fue su autoridad nominal, ya que desde un principio chocó con José Antonio Aguirre. La puesta de largo de las Milicias Vascas tuvo lugar unos días más tarde con motivo de la ofensiva sobre Villarreal de Álava. Con la militarización, los voluntarios dejaron de ser milicianos para convertirse en soldados de la República.

Después de una primera fase de estabilización del frente en el cual las bajas fueron pocas y la calma casi total, a partir del el 30 de noviembre, se inicia una de acción.  Con el fin de descongestionar la presión sobre Madrid, se da una orden al ejército del Norte. La intención de la ofensiva era romper el frente alavés y burgalés, avanzar siguiendo hasta una zona en la que pudieran converger con los ejércitos republicanos del Centro y del Este: Miranda de Ebro. El ejercito de Santander por la línea Villarcayo-Trespaderne-Miranda, y el de Euskadi Villareal-Gasteiz-Nanclares-Miranda. Un plan quimérico. Se fijó la fecha para el 29 de noviembre. La ofensiva sobre Villareal  se inició el día de San Andrés. La  de Villareal fue la gran ofensiva del Ejercito del Norte, pero el  ataque fue demoledor. Por la parte santanderina actuarían dos columnas, la primera desde el puerto de Los Tornos por Villasante, Medina de Pomar y Trespaderne, al mando del comandante Gallego. La Segunda, dirigida por el comandante Puig, debía descender desde el puerto del Escudo, encaminarse hacia Miranda de Ebro. Ambas columnas disponían de un total de 19 batallones, 6 piezas de artillería y 12 blindados

Del libro “Cecilia G. de Guilarte reporter de la CNT”. Se trata del batallón anarquista santanderino Libertad en el puerto de los Tornos. La foto pertenece a la fundación de estudios libertarios Anselmo Lorenz

El batallón KARL LIEBKNECHT actuó en la ofensiva de diciembre avanzando hacia Villarcayo, le tocó reforzar el frente de Los Tornos, actuó con el II Cuerpo del ejército  norte (santanderino). Para la acción se designó a la columna nº1 o de Bercedo-Villasante formada por 8 batallones santanderinos reforzados por la Karl Liebknecht. La operación se saldó con pocos avances y muchas bajas. Junto con el Lenin de Santander (112) y el número 3 de Las Machorras en Espinosa de los Monteros en la que tenían que ocupar los montes Mostaja y Punta en Blanco. El 2 de diciembre de 1936 se produjo otro ataque republicano en Loma de Montija, Espinosa de los Monteros y Soncillo. Todos los ataques fueron rechazados. El K.L  sufrió bajas tanto el 2-12, como en los sucesivos.

Ese día se saldó con 50 bajas entre ellas murió Félix Placer que fue relevado por  Mariano Pérez Prieto.  Parece que desde Noceco  es donde actúan en la  ofensiva para tomar Espinosa. Un día un obús enemigo cae junto a Francisco Garate y se clava en el suelo sin estallar, este miliciano contaba que realizaban ataques de infantería que consideraba “suicidas”, a través de terreno llano y despejado contra posiciones enemigas situadas en alto, desde donde les baten con fuego de ametralladoras. Los hombres del KL  son consientes del fracaso de la operación y retirada.

Las bajas del KARL LIEBKNECHT fueron medio centenar y una quincena de muertos entre ellos su comandante.

Regresó Bizkaia en 8 y el 10  pasó al frente de Alava, en Elosu, donde lucharía hasta el 22 de diciembre, donde también sufriría más bajas… Elosu es una pequeña aldea de Álava habitada entonces por poco más de cien habitantes, y muy cercana a Legutiano. Aunque combates y bombardeos destruyeron semanas después su iglesia y muchas de sus casas. El KARL LIEBKNECHT  o 26, después de los reveses de diciembre fue reorganizado y enviado al sector de Elorrio, donde actuó como fuerza de reserva. El 17 de diciembre efectivos del batallón se trasladaron del Cuartel de Capuchinos, donde se hallaban descansando a la localidad de Portugalete, a fin de establecer sus cuartel en el Convento de Santa Clara. Pocos días después se trasladaría definitivamente su cuartel a las escuelas de Concha.

El KARL LIEBKNECHT  después de los reveses de diciembre fue reorganizado y enviado al sector de Elorrio, donde actuó como fuerza de reserva. Después de Los Tornos el comandante será Aniceto Alonso, y el comandante intendente Fernández Álvarez, su cuartel estará en las Escuelas de Concha. Desde principios de octubre de 1936 hasta el 20 de abril de 1937, la línea que separaba a los rebeldes (franquistas) de los leales (republicanos) era firme y hubo una baja influencia de acontecimientos, en la que la mayor parte de los caídos en estas fechas son de las expediciones a Asturias. El batalló KARL LIEBKNECHT fue reorganizado y enviado al sector de Elorrio de reserva.

3.- OFENSIVA DE MOLA  

ROTURA DEL FENTE DE ALAVA

Tres meses después de la ofensiva de Villareal, Mola inicia el ataque por el mismo lugar que lo hicieron los republicanos. La derrota de Guadalajara certifica el fracaso fascista en la toma de Madrid, por ello retoman la idea del Frente Norte, la ofensiva sobre Vizcaya fue planteada con una carga simbólica, anunciaron que entrarían en Bilbao el 14 de abril, el día de la República, así mismo el ataque estaba previsto el domingo 28 de marzo, Aberri eguna, pero las malas condiciones climatológicas  retrasaron el inicio del ataque.

El 30 de marzo la artillería y aviación rebelde estaban dispuestas, tenían  con el primer objetivo el eje Barazar y Urkiola.  La concentración del bombardeo y su intensidad rompieron el frente, alcanzando la carretera de Villareal a Aramayona. Mientras tanto la aviación italiana había bombardeado Durango, provocando una tragedia civil, 250 muertos. En estos primeros días de abril (1-4) se pierde Ochandiano. Durante abril de 1937 y a pesar de la aviación solamente consiguen avanzar 700 metros diarios. El  KARL LIEBKNECHT permaneció en la reserva en Elorrio, donde sus víctimas se debieron al bombardeo aéreo sufrido el 31 de marzo, entre los muertos el comandante intendente Modesto Lacuesta Isasi. Los cuatro “belgas” de la sección de ametralladoras se hallan en Durango, con un permiso, en el momento del bombardeo. Dos mueren allí mismo y a los otros dos ya no se los vuelve a ver más.

DERRUMBAMIENTO DEL FRENTE DE GIPUZKOA

A partir del 20 de Abril se reanudó de la ofensiva rebelde sobre Vizcaya desde Vergara y Mondragón.  De nuevo,  con una fortísima preparación artillera, la IV Brigada Navarra debía tomar Intxorta. Consiguió progresar desde el Amboto y Aramayona para caer sobre Elorrio, significó a la postre el derrumbamiento del frente guipuzcoano, y la pérdida de localidades, como Éibar, Marquina, Durango y Guernica. La Iª Brigada de  Navarra desde Otxandio. En dicha jornada la I Brigada conquistaron las lomas de Tellamendi (827 m.) y la II Brigada desde el Uncilla sobre Barajuen Brigadas envolvieron la localidad de Ibarra.

Se va encadenando una serie de pérdidas en los siguientes día el 21 de abril ocupan Ibarra, las bajas, a causa de que la aviación alemana apenas pudo actuar por la lluvia, fueron menores que en la jornada anterior. El 21 de abril las tropas fascista suben por Aramayona y Ochandiano tomando el Tellamendi rompiendo el frente a la altura de Zabalandi. Pronto los sublevados se extienden por el Udalaitz y Kanpazar. La jornada del 22, con la aviación alemana actuando todo el día, supuso un retroceso, a causa de los bombardeos se perdió posiciones sin combatir, como Aramayona . Los milicianos estaban agotados tras tres semanas de combates e indefensos ante los bombardeos. El KARL LIEBKNECHT sufrió una gran cantidad de bajas mortales. El 24 los defensores de los Intxortas ven como se acercan, desde Kanpazar, por Zabaletamendi. La resistencia se hace imposible y se ordena la retirada. Por la tarde, las tropas de Mola entraban en Elgeta. Se derrumbaba  definitivamente el frente guipuzcoano. Habían necesitado 5 días para lo previsto en una jornada. Las fuerzas republicanas se replegaron hacia el Oiz. El 25 Rebasan Olakueta y Berriz, el 26 de abril bombardean Guernica. El 27  ocupan Etxebarria, Markina y Urberuaga, el 28 Monte Oiz, Aulestia y Navarmiz, Lekeitio, el  29 entran en Guernica.

Durante el mes de abril el Batallón se encontraba en la zona de Elorrio Karraskain, al iniciarse la ofensiva allí estaba la primera compañía, la segunda en la zona de Axpe-Arrazola. El KARL LIEBKNECHT  comenzó a actuar el 20 de abril en Anboto y Karrakain (caserío Karraskain, en la zona de Besaide) retirándose a Elorrio ante la avalancha rebelde con duros combates el 22 y 23, entre las bajas estuvo el teniente José Artola. El 24 de abril permanecían en la zona Elorrio-Karraskain-Anboto. Pasa luego a Durango donde combatió el 28 y 29 de abril, allí perdió al capitán Rafael Esnaola y el teniente Francisco Carro. Después será destinado a Sollube. Ante los avances fascistas, el Gobierno vasco acometió una reorganización de sus tropas. Sus batallones se organizarían en brigadas y divisiones similares a las del resto del Ejército Popular.  En la reorganización el KARL LIEBKNECHT    es integrado en la 13ª Brigada, de la de la Iª División, junto con el Olabarri de ANV, el Largo Caballero de las JSU y Jean Jaurés de la UGT.. La primera división estuvo al mando del Comandate Olleros con puesto de mando en Munguia.. La 13ª Brigada por el mayor de milicias Evaristo Expósito Urrechua .

4.- LA BATALLA FINAL POR BILBAO

En Mayo y Junio la guerra en Vizcaya  fue una serie de duros combates cima a cima, donde se acababa imponiendo el barrido artillero y aéreo de los facciosos.Militarmente abril había acabado con Guernica arrasada por el bombardeo (26 de abril). Tras la reorganización del Ejercito, este batallón, el 30 de abril a la noche llegaron a Bilbao a descansar y dos días después se le ordenó trasladarse a Munguía, donde el día 4 mayo ocupa posiciones desde Katarakoa a las estribaciones de Truende (Sollube). Tras permanecer en este frente durante varios días, el 6 y 7 sufrió combates especialmente duros, por lo que el 8 de mayo vuelve a Bilbao a reorganizarse.

LA BATALLA DE SOLLUBE

A partir del 31 de marzo, y hasta el 19 de junio de 1937, se desencadenó la ofensiva franquista cuyo objetivo máximo era la captura de la capital vasca, Bilbao. Los de Mola fueron conquistando ron el macizo de Sollube y las siguiente línea defensiva de Jata…3 mayo lucha en Bermeo,  5 Mayo ocupan Sollube,  7 de mayo conquista la cima del Sollube, 11 conquista de Bizkargi, 18 de mayo cae Amorebieta, 19 de mayo conquistan Jata, entre el 19 y 22 toman Fruiz, Larrauri y Meñaka, colocándose a las puertas de Munguia, el 22 y 24 dominan Arratia. Entre e oel 29 de mayo y 5 de junio ocurrió el durísimo combate de Peña Lemona.

Llano de no había conseguido tener un ejército, Prieto nombra a Mariano Gamir es nombrado jefe de todas las fuerzas militares presentes en Euzkadi, el 29 de mayo, segregando el mando del ejército del Norte ostentado por Llano de la Encomienda.

Los días 6 y 7 de mayo, el batallón Karl Liebknecht, integrado  ya en la 13ª Brigada, de la 2  División,  actuó primero en Sollube, donde la lucha alcanzó gran intensidad, sufriendo duras bajas.

La batalla de Sollube , como cuenta el historiador Francisco Manuel Vargas Alonso, se libró en un amplio triangulo de terreno de la actual Busturialdea, situado al Oeste de la ría de Gernika. El triangulo abarcaría Gernika-Bermeo-Mungia, ocupando todo el macizo de Sollube, desde la zona de Cabo Matxitxako, hasta la prolongación sureña del mismo en Mazaga, encima de Gernika. El jefe de la 1ª División Vasca, que fue la implicada en la batalla del Sollube, era Ricardo Gómez García. El nervio de la defensa en el Sollube y Jata lo constituyeron los jefes de Brigada de las fuerzas vascas, asturianas y santanderinas implicadas en la defensa del macizo, subordinados a Gómez, en su mayor parte eran mandos improvisados, Evaristo Expósito,jefe de la 13ª Vasca, también salió de las Milicias Meabe, mandando el batallón del PCE Karl Liebknecht antes de hacerse cargo de la Brigada. Logró evacuar el Norte, y en Cataluña mandó la 179ª Brigada de Carabineros, teniendo por jefe divisionario a su superior en Euzkadi, Gómez.

En definitiva, por parte vasca se implicaron en Sollube-Jata el equivalente a 27 batallones de Infantería. Hay que añadir el contingente de refuerzos remitidos por el Ejército republicano del Norte, formado por los 13 batallones de las Brigadas Expedicionarias 1ª y 4ª asturianas, y las 1ª y 2ª Expedicionarias de Santander, más algunas fuerzas de Blindados y artillería. Con ello, el total de combatientes implicados en las batallas de Sollube-Jata superó los 20.000. Por parte franquista intervinieron la V Brigada de Navarra, con 10 de sus batallones más tres unidades de dicho tipo completas y algunas compañías agregadas procedentes de la IV de Navarra. También actuó completa la Brigada Mixta Flechas Negras, italo-española y bajo mando italiano. Las fuerzas franquistas actuantes no andarían lejos de los 30.000 hombres. Entre sus mandos destacarían, aparte de Franco, el jefe de la ofensiva rebelde contra Euzkadi, general Emilio Mola Vidal, secundado por José Solchaga Zala, Jefe de las Brigadas de Navarra. Como mandos de estas cabe citar a Juan Bautista Sánchez González, de la V Navarra, y Camilo Alonso Vega, jefe de la IV Brigada de Navarra. Entre los mandos italianos estaban Mario Roatta, alias “Mancini”.

El 1º de mayo Pozzuoli trató de ocupar el Sollube avanzando desde Bermeo. Su intento fracasó, ya que acababan de llegar al área los primeros refuerzos vascos, tras ser advertido el mando de la 1ª División Vasca. El 2 de mayo la situación de las fuerzas italo-españolas de Bermeo resultó desesperada. El cerco vasco se cerró aún más.  El 3 de mayo amaneció, como se decía por entonces, un “día trimotor”. La aviación franquista apareció en masa, bombardeando y ametrallando las posiciones vascas. A esto se unió el contraataque del grueso de Flechas Negras, secundado por algunas fuerzas de una nueva Brigada de Navarra, la V. Los días 4 y 5 de mayo fueron de calma relativa. Prosiguió el acoso aéreo y artillero sobre la nueva línea vasca, mientras los franquistas reorganizaban su despliegue.

El 6 de junio, amparándose en un impresionante despliegue aéreo y artillero, la V de Navarra se lanzó a la conquista del Sollube. Estos dos días fueron los de mayores bajas en el Batallón Karl Leinnektch  El 7 de mayo las fuerzas de la V de Navarra volvieron a la carga. Fue, sin embargo rechazada por el fuego de los defensores situados al sur de Burgoa, que atacaron de forma suicida a los carros, y por los del monte Truende.

El día 8 cambió por completo el panorama. El atacante cambió de táctica. En vez de una ofensiva apabullante con su superioridad material, como en los días anteriores, inició el avance de madrugada.  El día 9 las fuerzas vascas se replegaron de Bakio al monte Jata, siendo la primera localidad ocupada sin lucha por los Flechas Negras.

El 10 de mayo fue otro día aciago para los defensores. El frente entre Bakio y Jata permaneció en relativa calma; pero entre la carretera Mungia-Bermeo y las vertientes occidentales de Sollube  fuerzas vasco-asturianas lanzaron un vigoroso contraataque. El 11 de mayo transcurrió en relativa calma, con el bando nacional ultimando una vigorosa ofensiva para el día siguiente. Ataque con el que esperaban arrojar a las fuerzas vasco-asturianas de las vertientes occidentales del Sollube

El revés del 12 de mayo fue silenciado por la historiografía franquista, que tiende a narrar lo acontecido en Sollube con singular brevedad e inexactitudes. El general al mando de la División Navarra que agrupaba a las Brigadas de Navarra, Solchaga, ocultó a su superior, el jefe del VI Cuerpo en Burgos, el revés sufrido.  El 14 de mayo los franquistas lanzaron la ofensiva que significó la última jornada de la batalla de Sollube y la primera de la de Jata, monte situado al norte de Mungia.

Respecto a las unidades vascas, batallones como el 2º de Meabe, el Karl Liebknecht, el San Andrés y el Otxandiano, quedaron diezmados en la batalla, debiendo alguno de ellos ser retirado a retaguardia para reforzar los claros de sus filas. Contaba el capitán Esnaola que en Sollube se llegaron a contar 75 aviones (aviación italiana) bombardeando encima de ellos.

El miliciano Francisco Garate nos cuenta sobre la batalla de Sollube que se diriguieron a Bermeo a cortar la carretera. Son atacados por un acorazado (cree que el “España”), un bou artillado (el “Galerna”) y el crucero alemán “Koningsberg”. En el Sollube muere su teniente. Él y otro laredano quedan encargados de transportar su cadáver en una camilla hasta un puesto en retaguardia. A medio camino observan cómo el enemigo (“los moros”) está a punto de tomar la posición a la que se dirigen. Abandonan el cadáver del teniente y se retiran hacia Bilbao.

Tras la retirada, el batallón está “medio deshecho”. El Liebknecht se incorpora el 11 de mayo a reforzar la 11ª brigada cubriendo entre la ermita de San Martín y Urrutxu (Mendata).Trasladado a Amorebieta luchó del 12 al 14.

COMBATES DEL GANZABAL (AMOREBIETA)

Los combates en torno a la cota 333 (Ganzabal) comienzan el día 30 de Abril de 1937 cuando fuerzas de la IV Brigada Navarra vencían la resistencia que fuerzas republicanas oponían en el nudo de comunicaciones de Urrutxua. Ese día son tomados el monte Garoño, Muniketagana, monte Urrimendi y loma de Zamalloamendi.

El objetivo de los rebeldes era la toma de Amorebieta y para ello seguía el eje de las carreteras Durango-Bilbao y Gernika-Amorebieta. El avance por la primera de ellas quedó parado en las cercanías de Berna. En la otra carretera, en principio, se quedaron en Muxika. Con la toma de Muniketagana pudieron disponer de la carretera que une Durango con Gernika.

Tropas asturianas y santanderinas se posicionaban en el ala derecha del dispositivo defensivo republicano, desde la ermita de San Miguel a Bernagoitia. En el ala izquierda desplegó la XI Brigada Vasca formada por los Batallones Dragones, Larrañaga, Ibaizabal y Arana Goiri. Esta Brigada era mandada por el comandante de milicias Mariano Gómez Prieto y todo el conjunto formaba parte de la II División Vasca, a las órdenes del Coronel Vidal.

El día uno de mayo la brigada recibió orden de atacar el Urrimendi. Para ello primero tendría que posesionarse del Zamalloamendi. El batallón Arana Goiri sería el encargado de atacar dicha loma y durante la tarde alcanzaría con éxito el primer objetivo marcado. El enemigo era fuerte y el avance no pudo continuarse.

Al día siguiente los rebeldes contraatacan y todo lo ganado la víspera se pierde. Durante los días dos y cuatro fuerzas de la 1ª Brigada Expedicionaria Asturiana, formada por los batallones 208, 225 y 243 al mando de Mateo Antoñanzas intentan reconquistarlas sin éxito. Durante estos días la presión de ambos contendientes es constante produciéndose numerosas bajas.

El día nueve de mayo comienza el ataque de los rebeldes sobre las cotas 333 y 329, simultaneándolos con los que se llevaban a cabo en el monte Bizkargi. Desde el monte Urrimendi y por el collado de San Martín el batallón de Arapiles desaloja al Larrañaga de la 329 y un poco más tarde a las compañías del Ibaizabal y del Dragones que guarnecían la 333. Sin dar tiempo a que el enemigo se consolidara en dichas posiciones, los hombres que las habían perdido contraatacan desalojando la 333. Durante la noche hay nuevos contraataques, esta vez por el lado de Dudagoitia y aunque hay momentos en los que parece que el frente se derrumba, los hombres que guarnecían la 333 aguantan el tipo rechazando los ataques.

Al atardecer del día 13 la brigada fue relevada por XIII Brigada, formada por los batallones ANV 1. UGT 8, Meabe1 y Karl Liebneck y mandada por Celestino Uriarte. Posteriormente será relevada por la IV, dirigida Patxo Gorritxo y compuesta de los batallones UHP, Malatesta, Martiartu y Simón Bolibar. Durante su estancia en las posiciones ambas brigadas participaron en numerosos ataques, siempre nocturnos.

Así pues es a  mediados de mes cuando el KL actuó varios días, del 12 al 14, en las proximidades de Amorebieta, tuvo su cuartel en la iglesia por cierto y allí  tuvo una de sus actuaciones más destacadas: La cota 333 lo que ahora llaman el “pinar de la muerte” en la ladera del Monte Ganzabal.  La actuación del batallón KL fue destacadísima, resistieron varios días sin querer ser relevados (producto de la fé y la confianza de sus  milicianos) y al final fueron relevados por el Sacco Vazzenti y estos fueron desalojados por el enemigo (Tercios de requetés- Oriamendi?) ya que se retiraron de la posición para facilitar a  su artillería y aviación el fuego. Se trataba de un pinar joven en el que ambos bandos estaban tan cerca que derribaron el pinar y prácticamente no se cedían un metro en varios días. Fue una actuación tan destacada que el propio lehendakari Aguirre felicitó a los mandos del batallón por su gran actuación.

Todo este frente se perdió por una acción de envolvimiento el día 16 de mayo cuando las tropas que defendían las posiciones a la izquierda del puerto de Autxagane se retiraban hacia Amorebieta sin oponer mucha resistencia. Con ello dejaban a las brigadas que defendían la 333 (IV) y la que se hallaba a su izquierda, por Centeno y Esturo, que era la VI en peligro de verse copadas. Ambas brigadas tuvieron que hacer una penosa retirada en la que el enemigo les produjo muchas bajas.

SAN PEDRO DE BERAZA (ORDUÑA)

Al poco, finales de mayo, destinado junto su Brigada, la 13, al frente de Orduña para rechazar un ataque iniciado el  26 de mayo. Unos querían tomar el sitio, por ser una zona estratégica en su avance hacia Bilbao, y los otros lo defendieron con uñas y dientes. Pese a que el cerro de Beraza no fue uno de los enclaves más maltratados por la contienda, la Guerra Civil dejó en él secuelas aún hoy visibles. Ahí están las trincheras entre Uzkiano y San Pedro de Beraza. Donde a finales de mayo y a primeros de junio el K.L. participó en los contraataques para arrebatar al enemigo el monte San Pedro. En estas acciones pereció el comisario del batallón Cecilio Lezameta.  Desde  la  posición  número  11, recuperada  por  la  reacción, se dirigía el 31 el ataque sobre el monte San Pedro cuando el impacto directo  de  un  proyectil  de  la  artillería  enemiga   que mató a los comisarios de los batallones Egurrola (Olabarri),  Zuazo (1º de Meabe)  y Lezameta, del  Karl Liebknecht. San Pedro no se recuperó, pero el dominio de la número 11 alejó durante unas semanas el peligro que se cernía sobre Orduña. Francisco Garate miliciano del KL recuerda que sobre Orduña, en la posición San Pedro, junto a posiciones de Chiviarte y Sobrehaya), hubo un avance enemigo con carros e infantería (con la infantería avanzando detrás de los carros, a cubierto, y exponiéndose al fuego únicamente al llegar a cierta distancia). Repelen el ataque en 3 ocasiones con fuego de fusiles y, ante la inminencia del asalto y vista la superioridad del enemigo, abandonan la posición y se retiran ladera abajo, por una cantera

Para recuperarse el 15 de mayo es enviado a Bilbao y dos días después volvió a Orduña, donde permaneció hasta el 25 de mayo.

LEMOATXA (PEÑA LEMONA)

Los combates de “Peña Lemona”, monte perteneciente a este municipio, donde entre los días 29 de Mayo y 5 de Junio se dieron unos intensos y cruentos combates que enfrentaron a los batallones vascos, asturianos y santanderinos con las fuerzas golpistas que avanzaban a tomar Bilbao. Era “Peña Lemona”, primera posición en las inmediaciones del “cinturón de hierro” fue esos días escenario de ataques y contraataques que se suceden en una cruenta cadencia en el dominio de la posición llegándose al cuerpo a cuerpo. Tras varios contraataques de las fuerzas vascas y republicanas entre los días 3 y 14 de Junio, el dia 15 Junio de 1937 y ante el peligro de quedar cercadas estas fuerzas abandonan la posición de “Peña Lemona” dejando tras esos combates centenares de bajas. Y es por alguna de ellas perteneciente a este batallón por lo que suponemos que estuvo allí.

BATALLA DE ARTXANDA

La caída de Bilbao había comenzado entre el 7 y el 11 de junio, cuando el ejército rebelde inició una ofensiva de la ruptura del Cinturón de Hierro. El 11 de Junio se inicia la batalla decisiva, con las acciones sobre el cinturón de hierro, los nacionales toman por sorpresa el Bizkargi y desde allí, al día siguiente, 12 de junio, rompen el “Cinturón de Hierro” en Gaztelumendi, Fika, en uno de sus puntos más débiles, y tras un intenso bombardeo. El 12 ocupan Larrabetzu y hasta el Ganguren. El 11 de Los bombardeos fueron constantes los días previos a la caída de Bilbao y contaron con el apoyo de la aviación alemana seguida de intenso fuego de artillería. El día 12,  110 aviones realizaron una labor de auténtica destrucción, después  cuatro horas de ataques artilleros. Posteriormente se lanzó la infantería  con apoyo de carros de combate. El avance fue arrollador, el 13  las tropas nacionales habían alcanzado ya los enclaves de Lezama, Larrabetzu y Lañamendi. A partir de ese momento, el desánimo y la desorganización sustituyeron a la disciplina muchos  soldados abandonaron sus posiciones y se fueron con sus familias. Bilbao estaba a un paso.

Se afianzó la desesperada defensa en Santo Domingo y Archanda, con feroces combates que se prolongaron hasta el 18 de junio. El 16 caía Sondica Arrigorriaga y Arratia. Ese  mismo día se acordaba la evacuación de Bilbao. El 18 Erandio, Leioa y Orduña. El KARL LIEBKNECHT   en la noche del 12 al 13 fue trasladado desde Orduña a Santa Marina  en Artxanda sobre Zamudio, combatiendo desde  allí. La tenaz resistencia era la última línea de defensa de Bilbao, que se mantuvo con los contraataques nocturnos. Después en Santo Domingo donde fue literalmente destrozado pasando sus supervivientes a incorporarse a la retirada de Bilbao.

El 14 de junio caían Derio y Plentzia. Al día siguiente, tropas italianas llegaban Algorta, mientras las Brigadas IV y V ocupaban San Roque, en la zona norte de Artxanda. El 16 sucumbieron Basauri, Malmasin y Sondika. Ese mismo día se decidió la evacuación hacia Trucíos de una parte del Gobierno vasco.  El 17 de junio, Artxanda se convirtió en el escenario de la última batalla por Bilbao. Soldados de las unidades Rusia, Kart Liebknecht, Pablo Iglesias, Jean Jaures, Rosa Luxemburgo, Fermín Galán, Amayur, Largo Caballero, Zabalbide, Sasaeta y Celta, intentaron por todos los medios contrarrestar la ofensiva franquista.

El K.L, estaba en Santo Domingo junto con los batallones (Barakaldo, Capitán Casero,8º UGT-Jean Jaurés) ocupando hasta el casino de Artxanda enlazados con los  nacionalistas (Gordexola) y Toralpi mandaba esa tropa. En Sto Domingo(en una caseta) estaban el comandante Toralpi, el teniente coronel Cueto y Agustín Esnaola capitán de la 4ª Cia. Toralpi hablando por  teléfono con Bilbao y pronunciando una arenga de que este es el día más importante de mi vida porque vamos a atacar y tal…cuando una bala de artillería entró por el tejadillo (hizo un ruido metálico y fuerte) y pegó a Toralpi en la cabeza, cayendo derrumbado al suelo. Fue retirado de allí y el teniente coronel Cueto le dijo a Esnaola: “Hágase Vd. cargo de la fuerza”. Esnaola creía que Toralpi había muerto. Después todo fue un desastre (los muertos se apilaban y nadie subía a retirarlos) por lo que aquello era desmoralizante.

La madrugada del 19 de junio la villa estaba desierta.  Solo se oyeron varias detonaciones fuertes de los puentes dinamitados para facilitar la huida. Con las primeras luces del alba la  aviación nacional bombardeó  intensamente, con una violencia desconocida hasta el momento,  toda la cima de Artxanda, desde la estación de radio hasta Berriz.  Dejó caer sobre Artxanda 20 mil proyectiles,  interrumpidos únicamente entre las 8 y las 9 de la mañana  cuando  un primer ataque de infantería desde Santo Domingo  volvió a ser rechazado La toma de Sondika y  del aeródromo permitía a  los aviones alemanes e italianos bombardear, repostar y volver

Desde los puestos de ametralladoras de la  estación de radio y el Casino se barrían constantemente las  concentraciones nacionales en San Roque y Santo Domingo. Artxanda resistía. Bilbao resistía. A las tres de la tarde, se lanzó un ataque de artillería, centrado sobre el Casino, y seguidamente el tercer ataque de infantería ladera arriba desde Santo Domingo. Consiguieron rechazarlo. A  las seis de la tarde, la aviación repitió sus series de bombardeos de la mañana pero esta vez no le siguió la infantería. Una hora después esos bombardeos se intensificaron. Pasadas las siete y media cayó el Casino y a las 8 era recuperado. Con las últimas luces del día, los fascistas toman Fuerte Banderas, un viejo fuerte en el monte Serantes, sobre Santurtzi que permitía batir con artillería las carreteras de retirada hacia el oeste.

Así, al anochecer, el Gobierno Vasco, consciente de la importancia de la posición de Fuerte Banderas y de la necesidad de ganar tiempo para terminar con una evacuación ordenada de Bilbao, así como para destruir los arsenales que quedaban en la ciudad y que no pudieran transportarse hacia Santander, decide llevar a cabo el esfuerzo final en la defensa de la ciudad. Tres batallones nacionalistas, lo mejor del Ejército Vasco creado deprisa y corriendo no hacía demasiado tiempo, y un buen número de voluntarios, suben la ladera de Artxanda por distintos puntos (el libro de Steer hace mención de algunas calles de nuestro distrito como la Vía Vieja de Lezama), y entre cánticos y únicamente con fusiles y ametralladoras, granadas de mano y morteros fabricados en el propio Bilbao, atacan las posiciones nacionales. En primer lugar y tras uno de los combates más encarnizados de toda la Guerra Civil, recuperan el Casino y después, una a una, las demás posiciones de la línea; Fuerte Banderas, Artxandasarri y Berriz.  A las 23 de la noche, el bando nacional vuelve a tomar el Casino. Aún así las demás posiciones resistieron. El Gobierno Vasco incluso intentó a las 4 de la mañana un contraataque sobre el Casino pero fracasaron. La última línea de defensa en el este fue atravesada por las tropas nacionales y los supervivientes de los batallones vascos se retiraron hacia Begoña. La caída de Bilbao era cuestión de horas.

5.-LA DEBACLE  DE SANTANDER.

La toma de Bilbao el 19 de junio supuso desmoralización y desaliento en todo el frente Norte, que entró en una dinámica de liquidación a causa de la superioridad de los rebeldes. Los hombres del K.L. bajaron de Artxanda-Sto Domingo a la desesperada llegando a Bilbao cuando los nacionales habían entrado ya, y salieron de Bilbao por Baracaldo por chiripa…  A pesar que  la acción republicana en Brunete, que lleva a un frenazo actividad rebelde, éste no conseguirá salvar en Norte. Aún estadando el frente parado el 2 de Julio la 62 División y la IV Brigada se apoderaron de Artieta y Viergol en el Valle de Mena. El esfuerzo de reorganización del ejército vasco en julio, se vino abajo con la reanudación de la ofensiva. Esas dos semanas fueron el mayor desastre militar de la República. El ataque táctico de Belchite ni siquiera pudo ralentizar  la ofensiva

En la  retirada a Santander, los supervivientes de Jean Jaurés. 8º de UGT se habían fusionado con el KARL LIEBKNECHT, formando la 163 brigada(antes 10ª) mandada por el Comandante Uriarte de la 48ª división (antes Iª) mandada por el comandante Gómez y con base en el Potarrón  (Carranza), a fecha de 16 de julio contaba con 429 hombres. La nueva unidad quedó al mando de Natalio Bustamante.

A partir del 14 de agosto se inicia la ofensiva franquista sobre Santander.  La 48 división se movilizó contra la línea de avance rebelde desde el Escudo. Las bajas republicanas fueron muy numerosas en el Escudo donde quedaron centenares de caídos en las posiciones. El 85% de los efectivos del Cuerpo del Ejército Vasco desapareció en Santander. Gamir ordenó su traslado a Puente Viesgo el 19 agosto. Consumado el desastre santanderino el frente llega a territorio asturiano. El grueso se retiró a Santander.  Santander fue un dislate esos días, llenos de cruces entre batallones que proseguían la lucha dirigiéndose a Santander y Asturias, y los nacionalistas yendo a rendirse en Santoña. Por ejemplo la  163 brigada, mientras el batallón de ANV va a Santoña, el grueso de la misma (I y II batallón formados con el 1º Meabe y la fusión del 8ºUGT y Karl Liebknecht) tratan de replegarse a Asturias.

En Ampuero-Udalla a Agustín Esnaola le destinaron de capitán en el Meabe 1(junto a algunos soldados de su Cia en el K.Liebknecht) y el resto del batallón que sobrevivió se integro en el 8º UGT. El 13 de julio permanecían en Udalla en descanso y reorganización. El 18 de julio se produce una nueva reorganziación y acaban en el batallón II de la 10ª brigada de la I división situándose en Castro Urdiales en labores de reserva.

El 1 de agosto el KL se había trasladado a Agüera (Guriezo) y Pico Ventoso (Castro) y allí estarían hasta el 6, el 12 se había desplazado a Oriñon. Su brigada era la 163 y contaba con 495 hombres y 363 fusiles. Durante agosto intentó detener el avance `pero  fue imposible, por lo que se retiró a Santander, donde fue capurado.

Se tratan de replegar a Asturias, acabando el grueso capturado en Santander, donde la mayoría no consigue ningún medio de evacuación y son capturados en Santander excepto algunos  hombres que llegaron a Cangas de Onís. En la retirada el comandante y medio centenar´(o 100)  de milicianos del antiguo 8º UGT logran llegar a Asturias en varios vehículos al eludir por poco el corte de la carretera de Barreda, el Torrelavega. Estos llegaron a Cangas de Onís, desde allí marcharon a Villaviciosa, instalándose en un parador abandonado cerca de Infiesto. Al producirse el desastre final deciden marchar hacia Gijón. Logrando embarcar el 21 de octubre en el Mina Sorriego, gracias a los que renunciaban por la presencia de fuerzas navales insurrectas. El barco fue interceptado por el rebelde Júpiter, sin embargo un buque inglés se interpuso protegiendo el traslado de los refugiados.

LA LUCHA CONTINÚA

En la historia de Celestino Uriarte (era el comisario político de la brigada en la que se encuadraba en KL) escrita por Juan Ramón Garai. Cuenta como una vez derrotados en Euskadi se reorganiza el ejército para luchar en Santander y Asturias. Pero el rápido avance franquista y la rendición de Santoña acaban con en C.E. XV de Euskadi, solo se libran 3 batallones el resto queda aislado en Santander. Uriarte será comandante de la brigada 163, en Asturias.

La campaña de Santander fue un despropósito (unos se rindieron en Santoña etc) y ellos llegaron hasta Santander donde fueron capturados por los italianos. Se escaparon de ellos en las calles de Santander (cuando les trasladaban a donde los falangistas).

Los hombres del 8º lograron salvarse y pasando después a Catalunya, a continuar la lucha.  Hay constancia de unos cuantos milicianos del KL que participaron en la batalla del Ebro.

                                    

Anuncios

Acerca de Las Merindades en la memoria.

Una invitación a participar en una INVESTIGACION ABIERTA Y PARTICIPATIVA. Y simultaneamente un espacio de homenaje a las victimas. Haz algo. Contactanos merinmemo@gmail.com
Esta entrada fue publicada en D) Guerra incivil y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a HISTORIA DEL BATALLÓN KARL LIEBKNECHT

  1. Pingback: PORTUGALETEKO ERREPUBLIKAZALEAK | ERREPUBLIKA PLAZA

  2. Pingback: “ARROSA” BATAIOIA, EL BATALLÓN ROSA LUXEMBURGO | ERREPUBLIKA PLAZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s